Archivo mensual: agosto 2010

Muera la intelectualidad traidora y viva la suegra borracha.

Como si de una reencarnación del general franquista Millán-Astray se tratase, Miguel Ángel Revilla anda estos días a la greña con eruditos y expertos de Cantabria. Sólo le ha faltado decir aquello de “muera la intelectualidad traidora” (muera la inteligencia) que el citado militar dedicó a Don Miguel de Unamuno en su célebre altercado.

El primero de los enfrentamientos lo ha tenido nuestro poco ilustrado Presidente con los historiadores García Guinea, Iglesias Gil y Bohigas Roldán, que han encabezado, recientemente, una clara oposición a ese destrozo que está suponiendo la instalación del gigantesco aerogenerador de Vestas en el entorno del principal yacimiento arqueológico de la cultura cántabra prerromana: el castro de Celada-Marlantes.

Un gobernante ignorante es siempre un peligro público, y no se puede calificar de otra forma a quien no duda en consentir una agresión semejante en el entorno de uno de nuestros principales vestigios históricos (¿no había otro lugar donde instalar el mamotreto?), ni duda en vapulear a miembros tan destacados de nuestra comunidad científica, simplemente por manifestarse contra la gubernamental burrada.

Contrasta esta actitud virulenta de Revilla, con su apoyo temerario a pintorescos investigadores americanos que vienen a Cantabria con una beca para descubrir la rueda.¿Recuerdan a Kaplan, aquel que afirmaba que el castellano nació en Valderredible y que tanta promoción recibió de Revilla?.

Está claro que dentro de este concepto chabacano de la cultura, siempre será más importante la opinión de cualquier forastero becado, (de cualificación desconocida), que la de investigadores autóctonos de larguísima trayectoria y reconocido prestigio, y que son quienes, de verdad, han hecho una enorme labor por el conocimiento y la difusión de la cultura de Cantabria; que no sólo de sobaos y anchoas vive el hombre.

Mucho me temo que Revilla, que anda a la greña con destacados miembros de la historiografía científica regional, es más adepto de esa “otra corriente” que igual se inventa una bandera con un lábaro, que nos deleita con representaciones de guerreras cántabras macizas-con bikini modelo Rachel Welch en “hace un millón de años”-, a lomos de un ancestro de Furaco.

Digo esto porque no salgo de mi asombro por las manifestaciones de Revilla, que acabo de leer, en las que dice que el molino de Vestas “no destroza nada en Valderredible” por tener a cuatro kilómetros un yacimiento “supuestamente interesante”.

Un poquito de geografía (y de historia) no le vendrían mal al Presidente. Si el molino que instala Vestas junto al yacimiento de Celada no destroza nada en Valderredible, se debe, fundamentalmente, a que está en otro municipio, el de Campoo de Enmedio; y calificar al principal yacimiento de la Cantabria prerromana como algo “supuestamente interesante” creo que clarifica bastante bien su nivel cultural, su conocimiento de la historia regional, y su interés real por nuestro patrimonio histórico.

“No podemos querer tener a la suegra borracha y la bota llena”, ha sido su principal argumento para defender la tropelía del aerogenerador de marras. En fin, otros somos de la opinión de que es mejor que la gente, sean suegros o demás parientes, se mantenga alejada de la bodega, que de lo contrario se hacen y se dicen muchas tonterías.

No contento con enfrentarse a los científicos de letras, Revilla también ha repartido las del pulpo para los de ciencias, y todo porque el Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos ha dicho algo tan evidente como que el AVE no llegará en 2015 a Santander porque lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible.

Por mucho que el pseudo-AVE que nos ha prometido Fomento baje de Reinosa a velocidad de tren tranvía, (porque ya me dirán ustedes qué clase de AVE es éste que va a circular por una plataforma decimonónica con más curvas y rampas que la subida de Peña Cabarga), ni aún así llegará a Santander en 2015. Si llevan siete años para mover dos papeles, ¿quién puede creerse que ahora, que no hay un duro y andan buscando financiación privada para las obras públicas, van a correr todo lo que no corrieron en su momento? Por decir algo tan evidente, los ingenieros han sido calificados por nuestro Presidente de “rescoldos de los agoreros”.

Está claro que a Revilla, como a Millán Astray, le conviene, o que muera la inteligencia, o que, al menos, nos unamos a nuestras suegras en familiar borrachera, porque hay que ser muy iluso, -o estar muy bebido- para creerse esta continua e ilimitada cantidad de patrañas con que pretende llegar a las elecciones, ahora que su riñón, afortunadamente, se lo permite.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized