Archivo mensual: mayo 2009

Brotes verdes y destellos

Tengo un amigo que siempre ve brotes verdes en el mes de mayo. Igual que la Ministra Salgado. Los ve y los trata con mimo, los riega, y les echa fertlizantes. Le hacen mucha ilusión. Se le nota en cómo comenta que los brotes van creciendo, que son mejores brotes que los de años anteriores porque ha hecho calor y eso es bueno para los brotes verdes.

En Junio los brotes verdes ya no están en su tiesto, los ha secado y se los fuma en cigarritos que se lía el sólo. Entonces mi amigo ve destellos, igualito que Elena Salgado. Destellos y colorines, y le da mucha risa.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

y Revilla resfriado…

Revilla ha debido perder el olfato. Normal, a mí me pasa lo mismo en primavera, que voy moqueando todo el rato como un trol de las cavernas.

La verdad es que tampoco me acuerdo de las frases textuales de Revilla al respecto, pero vamos, venía a decir que él, al mínimo tufillo de corrupción, cortaba cabezas. Que él eso de mangar no lo tolera, que la pureza y la madre que me parió, en fin, que él ha visto maletines, pero de lejos, y no sé cuantas cosas más.

¡Ah, sí! y mi frase favorita: el que coge lo poco, coge lo mucho; y es que Revilla presume de que Revilla, otra cosa no, pero honrado lo es a carta cabal. Honrado y con una olfato de sabueso para estas cosas.

Lo que no dijo es que lleva una temporada bastante resfriado.

Vamos a empezar por decir aquello de la presunción de inocencia y todo eso, porque evidentemente hablamos de hechos presuntos. Como es presunto asesino de su esposa el menda ese que cogen en el portal de su casa con el cuchillo jamonero ensangrentado en una mano, y la orden de alejamiento en la otra.

Lo de la presunción es muy importante, por eso, si veo entrar en la oficina de la cajorros a un menda con pasamontañas y escopeta recortada, primero le aplico la presunción de inocencia, y luego me tiro al suelo de cabeza, donde me quedo a la espera de sentencia firme por parte del juzgado de lo penal.

La verdad es que llevamos una legislatura de aupa. Entre Del Olmo y su peculiar concepto de la negociación colectiva, Agudo y sus fórmulas innovadoras para adjudicar operaciones urbanísticas, (incomprendidas por el Tribunal Superior de Justicia, tan poco proclive a modernidades), y Marcano con el local de Perojo, primero, y El Soplao, ahora, la cosa empieza a oler como los vagones del metro de París en Agosto, es decir a una mezcla entre sobaquina concentrada y pedo de col de Bruselas.

Lo extraño es que tales efluvios pasen desapercibidos para quien dijo tener un fino olfato para las cosas del trincar, porque aunque estas cosas son lo que son cuando se demuestran, oler, lo que se dice oler, huelen que tufan.

Revilla, aplíquese usted nebulicina, mañana, tarde y noche, porque con un olfato así de bloqueado, un día se nos quema los bigotes con el puro y no se entera.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Nos toman por tontos

Yo no me molesté demasiado cuando el Alcalde de Getafe dijo aquello de que “los votantes del PP son tontos de los cojones” (y las votantes tontas del coño, si aplicamos debidamente el lenguaje de género, como manda la autoridad competente). Digo que no me ofendí, una vez supe del pedazo de cabestro que había eructado semejante lindeza.

Mucho más me ofende ver que muchos significados dirigentes socialistas no sólo piensan éso de los votantes del PP, sino que lo piensan del conjuntos de los votantes, voten a quien voten.

Me explico. En esta campaña electoral estamos viendo anuncios, videos y expresiones que sólo pueden partir de un emisor que considera que el conjunto de la ciudadanía es tonta de remate. Vamos, que tienen la absoluta certeza de que los votantes son tontos del culo, por usar una expresión sin perspectiva de género, dado que el culo es algo que compartimos todos. (El culo es, en definitiva, un “agente de igualdad”).

Los videos donde aparecen “presuntos votantes de la derecha” que parecen una especie de jauría retrógada, violenta y energúmena, son de tal simpleza, de un maniqueísmo tan burdo, que sólo pueden nacer de una mente que considera que la peña tiene el encefalograma más plano que el Páramo de Masa.

Peor aún ha sido escuchar al Presidente Zapatero (al que se presupone un respeto hacia sus súbditos),  en un mitin de ésos a los que va en aeroplano militar, porque él lo vale, y nosotros lo pagamos, decir determinadas cosas.

Lo único que me congratula ha sido entender que, puesto que lo decía en su mitin, lo decía para su afición, con lo que me reafirma en la tesis de que este hombre no piensa que los votantes del PP son más tontos que la media, sino que tiene el convencimiento de que todos, (los suyos y los no suyos) somos tontos de baba.

Indignado, con esa carita que pone de solemne y que suele anteceder a la emisión de alguna majadería supina, se quejaba de que los del PP (malos, malísimos, especuladores que caminan siempre con un ladrillo bajo el brazo o en el bolso, como la madre de Tamara Seisdedos) habían pedido la dimisión de la Ministra de Defensa porque unos militares habían cogido la gripe porcina.

Hombre, José Luis, ese argumento hay que tener valor para usarlo, a no ser, como digo, que pienses que la gente tiene, en general, el nivel de Cañita Brava. Se pide la dimisión , no porque los militares cojan la gripe, sino por la espectacular ocurrencia de llevar a los niños de excursión a los cuarteles en cuarentena.

No es lo mismo, me parece. Y más se debe pedir la dimisión después de ver el trajín de la soldadesca de cuartel en cuartel, pasándose por el cuerpo de guardia los más elementales protocolos de prevención, habiendo, como hay, no sé cuántos infectados por el virus. Lo de los niños ya ha sido el no va más de la incompetencia.

La verdad es que yo quiero creer que lo de la gripe no es para tanto. Pero, por si acaso, como soy hipocondríaco, el Día de las Fuerzas Armadas, o hacen el desembarco en el Sardinero con mascarillas, o el menda se queda en casa viéndolo por la tele.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Dicho y hecho

Hoy leo en la prensa que Gorostiaga ha dicho que el PSOE en Cantabria ha puesto en marcha el nuevo modelo productivo. ¡Joder, esto es rapidez!. No hace tres días que Zapatero anunciaba el nuevo invento, la panacea universal, y Gorostiaga ya lo ha puesto en marcha. Para que luego digan las malas lenguas que nuestra Vice no es muy diligente.

Cierto es que resolver las subvenciones a los desempleados le lleva meses, pero en cambiar el modelo productivo no ha tardado ni 48 horas. Dicho y hecho. Menuda fenómena que es nuestra principala miembra del gobierno.

Luego uno lee la noticia en detalle y la cosa no es para tanto. Se trata de que han puesto la primera piedra de un tanque de ingeniería submarina. Un tanque que debe ser la monda, porque sólo con la primera piedra ya ha comenzado a cambiar el modelo productivo. Vamos, que cuando pongan la última va a ser la mismísima Guerra de las Galaxias.

Para ser una piedra la cosa tiene mérito, debe ser la piedra filosofal.

No crean que exagero. En el fragor del mitin, la nueva princesa Leia Gorostiaga, apuntó: “Ya es una realidad ese nuevo modelo productivo que se basa en el talento, en el conocimiento y en la tecnología”. No sé qué tendrá esa piedra que hace alucinar tanto; debe ser una china.

Total, que los ciudadanos deben elegir entre este modelo de la piedra, es decir, el de los ordenadores, el conocimiento, los emprendedores y los parques científicos y tecnológicos, o el viejo modelo del ladrillo, la especulación y las infografías en papel mojado (literal), que representa la derechona.

Así, con dos ovarios, lo dijo la principal representante de la política ficción de papel cuché que ha dado la historia de Cantabria. Valor no le falta, las cosas como son.

Se olvida de que en Ejpaña, desde la muerte de Franco, quien más tiempo ha gobernado, de largo, ha sido el PSOE. Así que algo tendrán que ver en el mantenimeinto del “deleznable” modelo del ladrillo. Otra cosa no, pero especialistas en cambiar la historia lo son un rato.

De hecho el PSOE tiene en su haber uno de los mejores “cambios” de sistema productivo que en este país se ha conocido: La Expo 92 y la Isla de la Cartuja. Leed, queridos niños, esta triste historia de lo que pudo ser y no fue.

Mucho antes de que Obama se afiliase al PSOE, decenas de años antes de que Zapatero y Pepiño Bacterio ideasen que era mejor cambiar el sistema productivo que intentar arreglar los problemas del viejo, (aunque la cosa vaya para decenios), mucho antes, digo, Felipe González tuvo una visión de modernidad (posiblemente en unas vacaciones en el Azor, aunque éso es sólo una suposición sin fundamento).

Y la visión fue la de crear una Parque Científico, tecnológico, galáctico, cuántico y la de Dios es Cristo en la Isla de la Cartuja, aprovechando ese hito de la chapuza y el pelotazo nacional comunmente conocido como Expo 92.

La idea en sí era buena y realista: cogemos una porrada de sevillanos, les quitamos el finito, el traje de faralaes y las castañuelas, y los ponemos a hacer microchips a cascoporro.

Como se ve, la cosa tenía buena pinta. De haber funcionado, hoy nuestros portátiles, en vez de arrancar con esa mariconada de musiquilla, arrancarían por bulerías. El mundo, sin duda sería otro. En Silicon Valley se estarían ahora mismo tajando hasta las patas de Tio Pepe, al son de la Macarena, mientras en la Isla de la Cartuja, se escucharían discusiones sobre la “velocidá de procezo der nuevo ziztema, ojú, qué arte tiene mi guindou”.

Pero, una vez más, a pesar de los “esfuerzos” socialistas de la época del Felipato, las cosas volvieron a su ser. La Expo acabó en fiasco ruinoso. Se hicieron ricos algunos listillos, y lo que iba camino de ser el “Zilicón Valei Ezpañol” tuvo que ser amortizado ¡construyendo adosados!. Menuda moraleja tiene la cosa.

Hoy la Isla de la Cartuja es un apacible lugar de ocio residencial y una demostración, desgraciadamente olvidada, de que las sociedades no se cambian por decreto, ni los sistemas productivos amanecen por las buenas, ni la gente se convierte en Stephen Hawking porque le pongan un portátil en la escuela.

Pero como estos razonamientos complejos no son del gusto de algunas, pongamos la primera piedra y esperemos los brotes verdes: si la piedra reverdece, o ha nacido el nuevo modelo, o le ha salido verdín a la piedra. Se admiten apuestas.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Venid y vamos todos a cambiar el sistema productivo

La última gran idea de Pepiño Bacterio ha tenido gran calado en el país. Cambiemos el sistema productivo. Manos a la obra.

 Ya no se habla de otra cosa. No hay político del ala progre, ni sindicalista, ni telediario –sobre todo telediarios, periódicos, y tertulianos- que no replique hasta la extenuación que de lo que se trata es de cambiar el sistema productivo.

 Poco importa, como dice José García Domínguez, que la idea huela a naftalina:

“Resulta difícil no sentir vergüenza ajena al escuchar a todo un presidente del Gobierno perorando alegre sobre cambios radicales en el modelo productivo desde la indigencia intelectual más absoluta. No por la falacia en sí, que es asunto intrascendente. Al cabo, esa historia del modelo productivo a revolucionar vía Real Decreto Ley acarrea idéntica carga empírica que la Alianza de Civilizaciones. Nada más allá de la charlatanería de rigor en los telediarios. El rubor no surge, pues, de que, a falta de mejor mercancía, Zapatero trate de vender humo. La fecha de caducidad del humo elegido es lo que invita al bochorno.

Y es que, ante el consorte de Sonsoles, uno tiene la sensación de tratar con cierto personaje de Tom Wolfe en La izquierda exquisita: el tipo que siempre llegaba tarde a todas las modas. Aquel tragicómico aspirante a moderno que, clarividente, se aventuró, por fin, a comprar unos pantalones de campana justo el primer día que Mick Jagger compareció enfundado en ajustadísimos tejanos de tubo. El mismo que, expeditivo, dio en rasurarse greñas y patillas sólo cinco minutos antes de que John Lennon se exhibiera cubierto con larga barba e indómita y novedosa melena. Así, la estomagante retórica monclovita a cuenta de los modelos productivos: Zetapé la presume vanguardista y rompedora cuando ya era género obsoleto hace veinte años”.

(http://www.libertaddigital.com/opinion/jose-garcia-dominguez/la-izquierda-exquisita-49266/)

No está muy claro el cómo, pero lo que es evidente es que hay que hacerlo. Es una revolución pendiente, tan grande como pudo ser, en su día, el advenimiento de la Sociedad del Conocimiento.

La Sociedad del Conocimiento iba a convertirse en el gran salto de la humanidad. Vamos, que te ponían internet en casa y dabas un salto intelectual estratosférico. ¡Todo el saber humano al alcance de tu teclado!

Pero nadie contó con la naturaleza humana, que es esa cosa que les sale a los fetos a las 12 semanas o así.

A los adultos el cambio nos llegó tarde, y la sociedad del conocimiento se ha tornado básicamente del conocimiento carnal; así que puestos a elegir entre el vasto saber universal y ver tetas gratis, hemos acabado todos viendo tetas, culos y más tetas.

Zapatero es consciente del hecho, por eso pensó que el futuro está en los niños: ¡cada niño tendrá su propio portátil, para cambiar el modelo productivo con las herramientas de la sociedad del conocimiento!

Ay, naturaleza humana, grave error. Ya hay niños con portátil, y entre la teoría de las supercuerdas o la mecánica cuántica, acaban eligiendo ver las bragas a las niñas con la web cam.

Qué asco de naturaleza humana ¿Por qué esta horrible mutación?, pensará Bibiana Aido.

Pues si no podemos contar con los niños, contaremos con profesionales, pero hay que cambiar el sistema productivo como sea.

Y en esas estamos por todo el país. En Cantabria, de hecho, ya se ha reunido el cónclave de expertos.

http://www.eldiariomontanes.es/20090521/economia/otras-noticias/sodercan-apuesta-energia-renovable-20090521.html

No es el primer intento de la dirección de Sodercan por cambiar el modelo productivo, ya pusieron una experiencia piloto en GFB, aunque les salió…regular. Normal, no les va a salir a la primera.

Los expertos han decidido que, tal y como están las cosas, vivir del viento no es tontería.

            -Si reconvertimos las industrias para fabricar aerogeneradores recolocaremos a un montón de gente- dijo el experto nº 1-.

            -Y con la Ley de dependencia podemos colocar a un montón de excedentes de la construcción- dijo el experto nº 2-.

            -Ya, pero es que hablamos de mucha gente, ¿qué podemos hacer con los que nos sobran del viejo modelo productivo?- dijo un subexperto de rango inferior que había progresado poco debido a su  molesto escepticismo.

            -Aquí es donde entra el I+D+I, -interrumpió el experto jefe de forma airada-. Estamos desarrollando pequeños generadores de pedales. ¿Acaso imagináis cuántos kilowatios podría producir un parado en ocho horas?: ¡1 kilowatio!

Un susurro de admiración llenó la sala. Los expertos presentes levantaron las cejas y sonrieron.

-¡Joder, eso son 40.000 kilowatios/día!, como mínimo. –Dijo el jefe de los expertos.

Levantaron la sesión y se fueron todos juntos a comer, celebrando el día que cambiaron el sistema productivo. Caminaban muy contentos, entre risas de satisfacción, hablando de miles de posibilidades futuras, como el coche que anda con aceite de oliva, el bidé portátil, y la fregona reciclable.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La cosificación de la víctima

Nos hemos reído mucho con el argumento de esa zopenca llamada Bibiana, demostración viviente de que este es un país de oportunidades, donde cualquiera, por memo e ignorante que sea, puede llegar a ser Ministro. Pero maldita la gracia que tiene.

Es sumamente inquietante que cualquiera –más si es relevante- pretenda argumentar que el feto es un ser vivo, pero no un ser humano. Si existe, es un ser. Si tiene vida, es un ser vivo. Si no es de otra especie, es, indudablemente, humano.

Lo que dijo la Ministra analfabeta no tiene gracia, es sumamente preocupante, y debe ser entendido dentro del proceso de “cosificación de la víctima”, que es un  proceso psicológico habitual en las conductas homicidas.

El nazismo necesitó un proceso similar –la deshumanización de las víctimas- para llevar a cabo el holocausto. Pero no era una novedad. A lo largo de la historia ha habido muchos exterminios. El exterminador ha necesitado con frecuencia convencerse de que la víctima no comparte con él esa cualidad: la humanidad. Los enemigos no tienen nombre, y, con seguridad, no tienen alma (si es que el alma existe, cosa que yo no creo).

Son mecanismos psicológicos que apartan de la culpabilidad. Matar un animal es soportable (matar un ser vivo), matar un ser humano es otra cosa.

Ni la ciencia ni nadie encontrará un momento, un límite temporal, que marque el inicio de la humanidad del feto. No puede haberlo, porque es una continuidad biológica. El ADN está ahí. Lo demás entra el ámbito de las creencias.

Sorprende como buena parte de la progresía defiende su ideología con argumentos que son de credo.

Yo no soy antiabortista, pero entiendo que el aborto es un acto de egoísmo. Defendemos nuestra salud (la de la madre), defendemos nuestra calidad de vida (un embarazo que nos rompe la vida, que nos trae la desgracia), o quizás lo que defendemos es a un nuevo ser de un futuro que no querríamos para nosotros, (aunque lo hacemos aplicando una suposición, porque no podemos preguntarle si le merece la pena existir o no).

Entiendo que queramos tener ese derecho a elegir, a defendernos, pero no conviene olvidar que nos defendemos matando. Lo intolerables es que prolifere la doctrina de que matamos algo no-humano, porque ya que tomamos tal elección, qué menos que cargar con cierta culpa. Será un acto de egoísmo, quizás un mal menor (para nosotros), pero no es un acto (ni debe serlo) intrascendente.

No es aceptable que pretendamos asumir esa elección sin culpabilidad, y la mejor forma, la tradicional, la que los hombres hemos elegido históricamente para hacer más llevadera nuestra ruindad, es la del argumento de la Ministra: al fin y al cabo no es “aún” un ser humano.

No hija no, es un ser humano. Ni es ni puede ser otra cosa. Un ser humano cuya vida nos importa menos que nuestra vida, por eso nos arrogamos el derecho a decidir.

Ya he dicho que no soy antiabortista, pero no porque no sepa qué es lo que va a parar al cubo de la basura, sino porque soy tan egoísta como cualquiera, y, por tanto, no tengo derecho a imponer a otros un embarazo que quizás yo no mantendría.

Creer que el feto no es un ser humano, es el primer paso para hacer del aborto un método anticonceptivo más, y eso no hay moral que lo sustente.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Gastos “superfluos”

La Sanidad regional se apretará el cinturón en verano: http://www.eldiariomontanes.es/20090520/cantabria/sanidad-regional-apretara-cinturon-20090520.html.

¿Pero no decían que no iba a haber recortes sociales? ¡Ah, ya!, precisamente se trata de eso, de que lo dijeron…dos minutos antes de hacer lo contrario, como siempre.

Ostolaza, el Director Gerente del Servicio Cántabro de Salud dice que hay que adaptar los hospitales a la demanda de la población, como pasa en el resto de España y en Katmandú. El ejemplo está muy bien traído, porque con su gestión y la de Truán nos acercamos, pasito a pasito, a los estándares del sistema sanitario del Nepal.

Dice que están potenciando la “hospitalización domiciliaria”, (te guste o no, te quedas en casa bien jodido). También dice este señor que en las listas de espera no hay ninguna intervención urgente, y yo me quedo muy tranquilo sabiendo que en casa no hay mucha gente con una apendicitis aguda, retorciéndose a la espera de la llamada de Valdecilla.

Además, (como bien nos recuerda Ostolaza): “lo que hay (enfermos) se saca a otras Comunidades Autónomas”, que, por lo que se ve, no tienen estos recortes ni estas listas de espera “abarrotás” como la plaza de toros del Dúo Sacapuntas.

Debo reconocer que a este Señor no le falta razón. La gente es impaciente y bastante desaprensiva. Sin ir más lejos yo tengo una cuñada que ha esperado no se cuántos meses para operarse una mano que no podía mover y se andaba quejando. ¡Coño, usa la otra mano, tía, que para algo se tienen dos! . Y si no, vete a Cuenca a ver si tienes más suerte.

De verdad que la gente es muy asquerosa, ¡vaya egoismo!. En épocas de crisis hay que hacer recortes, y a ver si te crees tú que van a tener que quitar el autobús de los molinos de viento porque a ti se te haya trabado un menisco. La gente sólo va a lo suyo, oiga.

Yo tengo todo el derecho a estar informado. Me gustan todas esas revistas de Gorostiaga en las que inaugura cosas (pantanos no, que eso es de franquistas). ¿Me voy yo a quedar sin toda esa información esencial porque haya cuatro mangarranas con un mioma del tamaño de un queso de bola? No me da la gana, que se esperen, coño, total lo que no mata engorda. La gente se queja de vicio, qué rabia me da.

Dice Ostolaza, con más razón que un santo, que «La disminución de actividad no afectará a esta lista (la de “el que espera, desespera”), que no mejora por un mes más o menos de trabajo». Normal, si ya llevas esperando ocho meses con un parche en un ojo, ¿qué más te da esperar un mes más?.

Además en verano la gente no se pone mala, que hay mucho cuento. Qué cierto es lo que ha dicho el Gerente, que en esta época lo único que hay son cuadros gastrointestinales. Pues mira, si tienes cagalera te quedas en casa, o te pagas un médico, que igual que te lo gastaste en una paella con salmonella, y no te lo pensaste tanto, te pagas una consulta privada.

En épocas de crisis hay que hacer recortes, y qué mejor que empezar por la sanidad, si al final nos vamos a morir todos lo mismo. En época de crisis hay que recortar todo ese gasto superfluo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized