Archivo mensual: junio 2009

DEBATE DEL ESTADO DE LA REGIÓN (2).

Como les contaba, la intervención de Revilla sólo dejó clara una cosa: que ha caído en el mesianismo más absoluto. Debe ser un mesianismo contagioso, porque en el Consejo de Gobierno se lo van pegando unos a otros, salvo honrosas excepciones.

Hay una fuerza en la naturaleza inexorable: el mesianismo de un político suele ser proporcional a su estatura en centímetros. Cada uno tiene la estatura que tiene, y no debería tener mayor importancia, pero la tiene. Que nadie me malinterprete.

Yo, hace años, era un español de los que podía ir en el autobús a la playa sin mascarilla. Estaba en la media, incluso por encima. Desgraciadamente para mi, la gente cada vez crece más. La última vez que fui en autobús tenía la nariz en el sobaco de la juventud, y les garantizo que es una sensación muy desagradable.

Acabé imaginando lo estupendo que sería tener el poder suficiente para mandar arrodillarse a todo el mundo que pasara del 1,75. ¡Qué maravilla!, todos esos altiricones arrodillados, y yo respirando aire limpio, con la cabeza altiva, dominando el espacio aéreo, por encima de todos los mortales que estarían condenados a olerse sus propias emanaciones.

Al salir del bus me avergoncé de esos pensamientos, pero elaboré una teoría que considero bastante certera: los bajitos viven en un mundo de enormes incomodidades por culpa de los menos bajitos, por eso intentan prosperar con ahínco, con el fin de demostrar que, en realidad,  uno no es ni bajo ni alto, pues depende de la altura a la que le pongan. Un bajito dominando el paisaje sobre las coronillas de los altos, sin duda, tiene orgasmos.

Franco era un canijo, pero siempre se le veía al que mejor en el NODO, los altos estaban debidamente ubicados como escoltas, y siempre sin osar estorbar el paisaje. Por eso los bajitos siempre que pueden, se asoman a los balcones a saludar a la multitud.

Mussolini hacía algo parecido, y cuando ves algún documental hasta parece alto, seguramente porque se rodeó de otros bajitos y los altos estaban en prisión.

Napoleón era otro egregio bajito que intentó dominar el mundo y por poco lo logra. Eso se llama canalizar positivamente la energía negativa. En la Francia del XVIII ser canijo y corso debía ser una auténtica putada, quien pudiera superarlo estaba a las puertas de dominar el planeta.

Sarkozy ha utilizado otra estrategia, también muy socorrida, que es la de echarse una mujer que le saca la cabeza y que, encima, está muy, pero que muy buena. Es una forma de decir al mundo: soy un retaco, pero jodeos.

No es exactamente lo mismo que dominar el mundo o una nación. Por eso, a pesar de llevar un pibón a su lado dando envidia, se pone alzas. Si fuese otro momento histórico, Sarkozy se quitaría el complejo dominando occidente, porque cuando todo el mundo va de rodillas, uno parece mucho más alto.

Sobreponerse a tamañas adversidades y llegar a lo más alto puede conducir al mesianismo.

A Revilla le está pasando algo de eso. Según mi teoría le pasa porque es bajito, pero es sólo una teoría.

Ayer en el Debate nos dijo que a Cantabria no la conocía nadie, hasta que llego ÉL. La gente no sabía ni dónde estábamos, y si querían saberlo era imposible porque no salíamos en los mapas.

Y si conseguían mapas secretos, en los que algún aventurero hubiera anotado de puño y letra que entre Bilbao y Oviedo hay un lugar lleno de vacas, donde la gente come una cosa cuadrada que se llama sobao,- y que se los comen de seis en seis-, tampoco podían llegar, porque esa tierra ignota, donde aún quedan neandertales relictos, ni tenía carreteras, ni tenía AVE ni nada.

Cantabria hasta la llegada de Revilla era un lugar perdido en la niebla, como la isla de King Kong, al que se llegaba por sendas abismales a fuerza de jugarte la vida.

Pero, como bien dijo Revilla, fue llegar Él y ponernos a la cabeza de España, primero, de Europa, después, y del Sistema Solar, si le dejan cuatro años más.

Gracias a Revilla –dijo Revilla- Cantabria es la tierra mejor comunicada de Europa, con autovías, dos AVES, aeropuerto internacional, y un Puerto que es la leche, que si quieres puedes ir hasta Pedreña.

Antes de la llegada de Revilla, decías que eras de Cantabria y llamaban al National Geographic, que te hacía un reportaje a color.

Ahora, sin  embargo, dices que eres de Cantabria y te contestan: ¡Coño, como Revilla, el de Buenafuente!

Ha sido un gran cambio. Negarlo sería absurdo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

DEBATE DEL ESTADO DE LA REGIÓN (1)

Ayer tuvimos el Debate del Estado de la Región. Una sesión maratoniana bajo un calor sofocante.

Por la mañana Revilla perpetró su discurso, que fue un calco literal, desganado y abreviado del de todos los años. Un rollo con mayúsculas, con las mismas promesas de siempre. Ya no se las cree ni él, y se nota.

Esperaba que hubiese bronca, pero a estas alturas ni siquiera provoca cabreo, sólo da sueño. El repertorio de Revilla es escasito, y como el personal estaba ya pensando en sus cosas, adormecido con el runrún de fondo de las promesas de siempre, y lo de que vamos a estar en la cabeza de Europa, y el todo va bien, porque vamos menos mal que los que van peor, no tuvo más remedio que interrumpirse a sí mismo.

Paró el discurso dos o tres veces porque alguna Señoría (entre los que me incluyo, para ser sincero) estábamos hablando para pasar el rato.

El Presidente del Parlamento quedó sorprendido ante tales interrupciones, ya que está acostumbrado a que haya bastante más ruido de fondo del que había ayer. No vio motivos para llamar al orden a nadie, ya que nadie hacía nada, excepto bostezar (que es, como todo el mundo sabe, una necesidad fisiológica difícilmente controlable, cuando te dan la chapa con 40 grados a la sombra).

No está acostumbrado Revilla a subir a la tribuna y que no le hagan caso. Otros lo tomamos, sin embargo, por la norma habitual, en el mejor de los casos, porque en los peores, te llaman de todo menos bonito, empezando por Lola Gorostiaga, que es muy aficionada a hacer la sardinera desde el escaño. Todo un  ejemplo de saber estar…en la plaza del pescado.

Revilla hizo lo que los jugadores teatreros en fútbol. Convencidos de que les van a dar la patada en el área, se dejan caer, aunque el rival más cercano esté en el centro del campo; y, claro, el piscinazo les queda de lo más ridículo.

El numerito de Revilla está ya desfasado, huele a formol que tira para atrás. Es como si Martes y Trece te contasen lo de “Encalna y la empanadilla” cada año por estas fechas. Una vez sorprende, seis veces aburre.

Revilla se ha encargado de crearse un personaje cómico, y ha conseguido que su suerte sea la de todos los cómicos: tarde o temprano, acaban cansando. Esta tragedia del mundo del show bussines la cuenta muy bien Alex de la Iglesia en “Muertos de Risa”.

Pajares y Esteso, el Dúo Sacapuntas, Cañita Brava, los Hermanos Calatrava, Chiquito de la Calzada…divierten cuando sorprenden, y se apagan lentamente cuando resultan cansinos. Al final acaban haciendo bolos en el Teatro Chino de Manolita Chen o en las fiestas patronales de Matarrepudio.

Lo malo de Revilla es que ya no tiene chispa, y como no es el centro de atención, se mosquea con el público. En las series cómicas ponen risas enlatadas para reforzar los chistes malos.

Revilla necesitaría llevar risas y broncas enlatadas al Parlamento para poder interrumpirse y no hacer el ridículo, pero no puede ser. Yo quise echarle una mano, porque me da mucha pena la imagen del artista en declive.

Eso os lo cuento en otro capítulo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¿No querías molinillos?, toma molinillos

Si a usted le han pedido informe de impacto ambiental previo a la construcción de la caseta del perro en su chalet adosado;  si usted, ¡ Dios no lo quiera ¡, era el infausto propietario de un chiringuito playero, y se lo han derribado porque atentaba al medio ambiente con sus sombrillas de Coca Cola y su olores a fritanga, debe saber que el gobierno de Cantabria tiene la intención de instalar más de 500 aerogeneradores (vulgarmente conocidos como molinillos o ventiladores) en siete zonas de Cantabria que ocupan, ahí es nada, el 60% de la superficie regional.

Y, aquí viene lo bueno, está buscando los vericuetos para hacer tamaña tropelía eludiendo la Ley de Control Ambiental Integrado, porque, como todo el mundo sabe, 500 supermolinillos de 80 metros de altura provocan menos impacto que un chiringuito.  playero.

Decía Revilla I el Obseso, hace años, que los molinos le producían aversión, y como las fobias se superan con dos cojones, ha decidido esta terapia de choque gracias a la cual Cantabria va a ser uno de los pocos lugares de Europa donde, mire usted a donde mire, verá decenas de esos cacharros coronando los montes.

La energía eólica está bien, es necesaria, pero aquí pasamos del todo a la nada en cuestión de minutos. Somos así de chulos. Así que para qué vamos a poner ventiladores para cubrir parte de la demanda energética de Cantabria, pudiendo llenarlo todo de parques eólicos con el fin de producir lo mismo que tres centrales nucleares juntas.

El gobierno ha pensado (es una forma de hablar) que, al fin y al cabo, Cantabria es un sitio bastante “birrioso”, sin mayor interés paisajístico y ambiental, y, ¡coño!, ya que es tan fea, por lo menos le sacamos un partido los días de viento.

Dirán ustedes que la cosa no es mala idea, si producimos energía excedentaria, se la vendemos a los de Bilbao y a correr. Lo malo es que quien la va a vender no es Cantabria, sino Endesa o cualquier otra compañía eléctrica, mientras que los molinos se los van a poner a usted encima de su casa.

Es el nuevo sistema productivo y el desarrollo sostenible. En el viejo modelo del ladrillo usted corría el riesgo de que le plantaran una urbanización, pero con el nuevo modelo le plantan un parque eólico, que, como todo el mundo sabe, es muchísimo más decorativo.

Y si tiene usted suerte, con el dinero que le pagan a la pedanía por el parque eólico, le ponen aceras, unas farolas y un parque infantil en la aldea, y alicatan la iglesia hasta el techo con azulejo serigrafiado con motivos florales.

En el nuevo desarrollismo progre lo único que se cambia es el ladrillo cara vista por la chapa galvanizada.

¿Es esto el desarrollo sostenible?.  Esperemos que la cordura de la sociedad impida esta barbaridad, porque cierto es que la energía eólica es una energía limpia, pero también lo es que genera un tremendo impacto ambiental y paisajístico.

 No son sólo los molinos, son las infraestructuras necesarias para su mantenimiento, los tendidos  de transporte eléctrico, los centros de transformación…Si no se actúa con enorme responsabilidad y cautela podemos correr el riesgo de generar un destrozo de nuestro patrimonio ambiental y cultural absolutamente irreversible, y Cantabria podría sufrir un deterioro injustificable, no sólo bajo criterios de sostenibilidad ambiental, sino también desde el punto de vista del desarrollo económico.

¿Estamos en manos de ignorantes e irresponsables?. Yo creo que sí. Rotundamente.

Ahora dirán que estamos contra el progreso, que es lo mismo que decían quienes nos llenaron la costa de urbanizaciones de todo a cien. Pero somos muchos los que pensamos que hay que apostar por la energía eólica, con responsabilidad, con enorme prudencia, y con un detallado análisis de su impacto.

 Nos quejamos de que este gobierno no hace casi nada, y lo malo es que cuando hace algo  la cosa es aún peor.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

La que nos viene encima

Agudo, en plan “globo-sonda”, y Gorostiaga, acto seguido, están abonando el terreno para subir los impuestos, que es la imaginativa forma que tienen los socialistas de cuadrar las cuentas públicas.

Ni se les ha pasado por la cabeza que la otra forma que existe para cuadrar balances es recortar el gasto. Pensarán que no hay gasto prescindible, aunque otros creemos que sí.

Ante la caída de la recaudación, que es consecuencia directa de la caída de la actividad productiva y de la renta de las personas, nuestro gobierno, en un alarde de ingenio, demostrando que se ganan el sueldo por sus sesudas soluciones, propone aumentar el déficit e incrementar los impuestos. Lo que es básicamente dar un “patadón”  hacia delante y salir del paso. El que venga detrás que arree.

Las declaraciones de Agudo son para echarse a temblar, porque eso de gravar actividades que actualmente no están sujetas a impuestos da un miedo de la leche.

Sin entrar a debatir los efectos nefastos sobre la actividad económica que puede tener –y tendrá-, el incremento de la presión fiscal en plena crisis de demanda, que se resume en aquello de “éramos pocos y parió la abuela”, yo me quedo con los argumentos, porque ésos sí que son de nota.

Suben el tabaco, no porque se necesite pasta, sino por ayudarnos a mejorar la salud. Suben los carburantes, y tampoco es por afán recaudatorio, sino por limitar las emisiones de CO2.

En esencia subyace una filosofía habitual del socialismo español, que cuando te da por “retambufa”, no es por joder, sino por curarte el estreñimiento.

Como decía ayer en “El Avispero” Juan Arozamena, subirán los garbanzos para que no engordemos.

Y nos subirán la luz para que no nos deslumbremos, y el agua para que bebamos vino, y el vino para que bebamos menos.

Viendo en qué se gasta buena parte del dinero público, que suban los impuestos me sienta bastante mal, pero mucho peor me sienta que me tomen por idiota.

No sé si  a alguno de ustedes le han dado un cachete y le han dicho aquello de “más me duele a mi”. Yo siempre he pensado que doler, lo que es doler, duele más recibirlo que darlo. En todo caso siempre te quedan ganas de devolverlo con idéntico argumento.

Los socialistas siempre piensan en el bien común, y por ello creen que el dinero donde mejor está en las arcas públicas, porque la gente con el dinero hace muchas tonterías, se compra ropa que luego se pone poco, come más de lo que debe, fuma y hasta se va de copas.

Mientras que sus gobiernos, con ese mismo dinero, hacen cosas por el bien de todos, como fábricas de fibroyeso, libritos llenos de fotos glosando sus andanzas, mandar a tropecientos a China, o subir el sueldo a los altos cargos.

De momento, como buenos socialistas,  han entrado a los impuestos al consumo, que es la más regresiva de todas las posibilidades fiscales, ya que no va en función de la renta.

Así, los ricos seguirán fumando Montecristos o echando al Jaguar la gasolina que haga falta, y los menos ricos se pasarán al Celtas Corto y dejarán el Ibiza para las grandes ocasiones.

Todo ello, como puede verse, muy socialista y muy progresista. Eso sí, sin discriminación alguna, porque aquí nos joden a todos y a todas, sin distinción de género.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Don Emilio ha dicho

El oráculo ha hablado. Esperemos que con mayor acierto que en otras ocasiones.

 No hace muchos meses, Botín nos dijo que la crisis no llegaría ni a gripe, que era una especie de catarrillo pasajero. No anduvo muy fino en el diagnóstico, porque la cosa está siendo más bien una neumonía aguda con una tasa de “mortalidad” (laboral y económica) sin precedentes.

 Ahora Don Emilio dice que la economía de Cantabria “va mejor” que la de otras regiones, lo que en sentido estricto es cierto, puesto que hay Comunidades donde la cosa tiene tintes dramáticos (Andalucía, Canarias o Extremadura, tienen tasas de paro absolutamente insostenibles). No dijo, aunque está implícito en su mensaje, que vamos mucho peor que otras.

 También dijo que se “está haciendo todo lo que se puede hacer”, y eso suena a echar un capote al gobierno. Desde la perspectiva bancaria posiblemente la visión es cierta, porque las principales medidas que se han tomado han ido precisamente “en rescate de la banca”.

 Yo no conozco mucho a Don Emilio, aunque hemos sido socios durante muchos años. Hemos tenido, por ejemplo, una casa a medias y varios coches, y, aún hoy, soy el orgulloso poseedor de una Superlibreta del elefante, en la que he guardado mis escasos ahorros durante años, a cambio, todo hay que decirlo, de una hucha muy mona, que es un elefantito de plástico de color rojo, y también de una toalla para la playa.

Pero, aún no conociéndole en la intimidad, estoy seguro de que este capote no tiene nada que ver con la generosidad de nuestro gobierno a la hora de facilitar – de forma gratuita- una amplísima dotación de metros cuadrados para ubicar el famoso bunker.

La cosa es que Don Emilio habla, y muchos asienten –al menos en público no se escucha una palabra más alta que otra-, y a la izquierda “anticapitalista”, le faltan dos minutos para utilizar tales citas como referente de sus discursos. Cosa curiosa, la verdad.

En esta región, donde Agudo, Revilla, Diego o Gorostiaga son, precisamente, Agudo, Revilla, Diego y Gorostiaga, Botín no es Botín, sino Don Emilio.

Y yo cuando escucho a la gente decir Don Emilio, me imagino a mí mismo como a Gracita Morales diciendo aquello de “Señoritoooo”. Me sale inmediatamente una cofia psicológica y se me pone pinta de chacha con uniforme, como en las películas del destape.

Soy consciente de que  alguno de ustedes puede sentir cierta tensión sexual ante semejante imagen, pero a mi me da un poquito de vergüenza.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Esta noche Juan participa en Pokerstars

Esta noche en Antena 3, en el programa Pokerstars, veremos a mi hijo Juan en plena partida de poker, junto a otras estrellas del deporte, como Carlos Moyá o Virginia Ruano.

Como buen estudiante universitario, Juan ha desarrollado una excelente técnica con la baraja, lo que le ha permitido clasificarse frente a tropecientos para esta final que hoy se emite por televisión, algo que congratula mucho a sus padres, y demuestra que el futuro de los jóvenes cántabros tiene más opciones que hacer galletas en Aguilar de Campoo. También pueden intentar saltar la Banca en Montecarlo.

Esta noche veremos el desenlace. Ni que decir tiene que sus padres (yo, en lo que me toca) estamos sumamente orgullosos e ilusionados, pues el futuro de la familia queda en buenas manos. A ver si nos retira pronto y nos compra una tele de plasma y una casa que no sea de protección oficial, como ha hecho Dani Güiza con su santa madre.

http://www.marca.com/2009/06/17/mas_deportes/poker/1245230246.html

Para que luego digan que en la universidad no se aprende nada práctico.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ha nacido Laborcan

¡Qué tiempos estos en que la forma es el contenido!.

Hoy he asistido, en mi calidad de técnico del Ayuntamiento de Astillero, al acto de constitución de una cosa denominada “Laborcan: pacto local por el empleo en Cantabria”.

Allí se dieron cita, para la firma del convenio, líderes sindicales y patronales, unos cuantos alcaldes de la región, unos cuantos técnicos de desarrollo local y, como anfitriones, la plana mayor de la Consejería de Empleo y Bienestar Social.

En el “marco incomparable” de una sala de la Facultad de Derecho se desarrolló el evento, iniciado por unas palabras que nos dirigió la Vicepresidenta a todos y a todas. Palabras que fueron breves,  porque la agenda de la Consejera está muy apretada y tenía que irse volando (literalmente) a firmar no sé qué a Madrid.

Le dio tiempo (¡cómo no!) para el momento “afoto” que era de lo que se trataba. Eran tantos diciendo “patata”,  mientras rodeaban a Gorostiaga, que por poco tienen que hacer la instantánea en formato panorámico. Muchos indios para tan poca guerra.

Uno se siente viejo en estos saraos, y recuerda aquellos tiempos en que lo habitual eran las reuniones técnicas en la Dirección Provincial del INEM, sin fotos ni parafernalias, y donde, gracias a la labor de gente implicada y profesional, como Raúl González (no confundir con el número 7 del Real Madrid), Cantabria ocupaba la cabeza de la innovación y el esfuerzo en programas de empleo.

Cosas de la vida, tanta lucha por conseguir competencias para Cantabria, y resulta que, cuando estas cosas dependían del gobierno central, había más recursos, mucha más coordinación, y verdadera participación institucional.

Todo aquel esfuerzo común, desarrollado en maratonianas y frecuentes, aunque informales, sesiones de trabajo, se ha sustituido por fotos, sesudos estudios, y una suerte de despotismo “desilustrado”. Las administraciones locales no pintan nada, y así nos luce el pelo, porque todo está decidido en el ámbito político y es ejecutado por altos funcionarios que poco o nada tienen que ver con aquellos funcionarios implicados e ilusionados de antaño, porque gestionan políticas de empleo con el mismo espíritu que podrían gestionar multas de tráfico. Qué pena, de verdad.

Hemos cambiado un modelo participativo sin fotos, por sesiones de fotos sin participación.

Mañana tendremos en el periódico la colosal noticia del nacimiento de este ser inane, de dudosa utilidad. Un ser que nace encorsetado, con mucho boato, muy formal y nada operativo.

No hablo en términos políticos, porque en aquellos años había gentes de muy distinta adscripción, pero unidos en dos cosas: la certeza de que la participación y la pluralidad es el mejor instrumento, y la ilusión por hacer las cosas bien.

Hemos cambiado a los Raúl González, Julio Martín Casas, José Luis López – Tarazona, por los Tristán Martínez, Carmen Díaz Marzal…y cía.  Una verdadera lástima. Lo digo sin un ápice de acritud.

Hemos cambiado las reuniones de trabajo de técnicos, con las mangas remangadas, por los actos institucionales, tan acartonados como vacíos. Jamás vimos un fotógrafo en aquellos foros, y mucho menos un periodista. Ahora todo se hace exclusivamente para el lucimiento público, y fuera del acto público, no hay nada.

La actuación del gobierno de Cantabria parece, cada vez más, un decorado de película de romanos: fachadas de cartón piedra, hermosas para la vista, con apariencia impresionante, pero sin nada que ofrecer al traspasar el umbral.

Lástima que la mayoría de la gente sólo contempla estas cosas desde fuera. Si pudieran ver las bambalinas se quedarían asustados.

Pero lo mejor de todo es que entonces, en los años ochenta y noventa, había recursos, muchos, incomparablemente más que ahora, para políticas de empleo. Y hoy, detrás de la foto, sólo hay miserias.

El eje central del acto de hoy era presentar un estudio, financiado con recursos de empleo, sobre la anchoa del Cantábrico. Varios millones gastados en lo que Tristán Martínez calificó como “ejemplo de buena práctica”. No cabe duda de que este hombre ha encontrado su sonido. El sonido del silencio, que diría Paul Simon.

Este estudio, labor de todo un año, tendrá todo el interés académico que a cualquier estudio de la Universidad se le presupone, y espero que las conclusiones que Martínez destacó, como impresionante aportación, sean sólo una parte menor. Aunque me temo que es lo que hay.

Para decirnos que las conserveras de Cantabria deben dedicarse a hacer anchoas para pizzas (literal), porque no hay costera de calidad para toda la producción que tienen, la verdad que no hacen falta sesudos catedráticos.

Me he sentido viejo y decepcionado, aunque más convencido, si es posible, de que hace una enorme falta que las cosas cambien, porque hay veces en que el tiempo pasado fue mejor.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized