Mejor no escribir cabreado

Me echan en cara que tengo el blog abandonado, y no les falta razón. Pero tengo mis motivos. No es el principal de ellos el llevar casi cinco meses con una ciática que no remite y estar en la larga y tediosa lista de espera de nuestro querido SCS. Una espera que a menudo desespera. No es el principal motivo, repito, pero tampoco ayuda al buen humor.

En estos días ha habido muchas noticias sobre las que reflexionar, pero cuando he intentado escribir algo he sufrido algún ataque de bilis y he preferido dejarlo estar, porque las ideas que venían estaban cargadas de mala leche y no valía de nada contar hasta cien.

No sé si es mi estado de ánimo o simplemente que el panorama es objetivamente desolador. Después de la resaca del Mundial y su espejismo de unidad nacional en torno a algo tan intrascendente como el fútbol, regresa la verdadera realidad.

Los años de gobierno de este ignorante iluminado, cuyo único bagaje intelectual es un carro de tópicos del ideario más rancio del progre trasnochado, están dejando los cimientos del estado en amenaza de ruina inminente.

Leer por las mañanas cualquier medio de comunicación serio es la mejor forma de entrar en depresión. No sólo por el desastre que se cierne sobre nuestra economía, sino por muchos otros aspectos.

Hoy nos desayunamos con ese proceso de acercamiento de presos “arrepentidos” de ETA al País Vasco. Una nueva vuelta de tuerca de nuestro lamentable paisano Rubalcaba, que viene a demostrar que hay concesiones injustificables que sólo pueden entenderse dentro de un proceso de negociación que suponíamos, quizás erróneamente, liquidado.

Tampoco da para muchas risas el espectáculo de una Cataluña liberticida, donde las instituciones hacen bandera de cualquier aspecto que intente liquidar los lazos que nos unen. No es fácil creer que quienes dicen que un feto es un ser vivo, pero no humano, se preocupen tanto por los derechos bovinos. Ni se entiende muy bien esa corriente que defiende a estos animales, pero se despreocupa de aquellos que no son un hecho cultural español. Seguirán comiendo butifarra y paté, sin preocuparles la crueldad de la matanza del cerdo, ni la tortura de los patos para engordarles hasta que les revienta el hígado.

Hay que estar muy ciego para no ver hasta qué punto quienes hoy dirigen el PSOE (que bien haría quitándose la “E” del nombre) están colaborando en el desmantelamiento del Estado.

Y también les animo a quitarse la “O” de obrero (que en realidad podrían haber quitado hace ya muchísimos años). Jamás creí llegar a ver a un partido que se dice “socialista” (aunque les animo a quitarse la “S” del nombre, porque realmente no pinta nada), sacar adelante y en solitario una reforma laboral que supone un verdadero atentado a los derechos de los trabajadores. Si esto lo hace la derecha las calles estarían ardiendo.

Hay que ver la de veces que he tenido que aguantar referencias de esta progresía al “decretazo” del gobierno de Aznar. Una nimiedad al lado de lo que aquí se contempla.

Y en Cantabria la cosa no está mejor, con Revilla intentando convertir en triunfo su absoluto desastre, acudiendo de nuevo al engaño, a los plazos imposibles, y a las nuevas promesas que nadie se cree. ¡Todavía tiene la caradura de pedir al Iñigo de la Serna que arrime el hombro!.

Hay que recordar a este señor que la honestidad no se ciñe sólo a “no meter la mano en la caja”. La honestidad consiste también en decir la verdad o en no cambiar privilegios personales (el sillón y el bastón de mando) por los derechos de la región. Quien contribuye a un engaño general y sostenido a los ciudadanos para seguir en el poder (y vivir instalado en el privilegio) está corrompiéndose, por mucho que no se tipifique como delito. Es moralmente inaceptable.

Igual que acabó el Mundial y con él el sueño de una nación unida, pasará el verano y nos encontraremos con la verdadera realidad de este país y esta región.

Estas y otras razones son las que me impiden escribir como yo querría, con humor y cierto optimismo. Por eso prefiero esperar tiempos mejores o hablar de temas menos trascendentes. Llega agosto y pienso desconectar de forma radical; disfrutar del descanso y de actividades que nada tienen que ver con este panorama lamentable que nos rodea.

Porque todavía hay recorrido y nadie debería infravalorar la capacidad del nefasto Zapatero y sus adláteres para poner las cosas aún mucho peor. Aliados no le faltan, unos para sacar provecho de su debilidad (nacionalistas), otros para sacar renta a su ambición de poder  (Revilla). Todos ellos son igual de cómplices de la situación.

Mientras los socialistas desmantelan el estado del bienestar, mientras dan alas a los nacionalistas para desmantelar la nación, mientras protegen los derechos bovinos y se cargan los de los humanos, y mientras sus cómplices provincianos les sostienen a cambio de prebendas, yo me voy a ver a Mark Knopfler y después,  de vacaciones.

A ver si así se me pasa el cabreo o si cargo las pilas, que las dos cosas me hacen falta.

Lo único bueno de estos días ha sido leer la opinión de gentes, como el buen Andrés Calamaro, pidiendo que le borren de “progre”, que si lo que hace este gobierno es ser progresista que hace apostasía. Unos cuantos más han dicho cosas similares.

Bienvenido, Andrés, ya has tardado en ver las cosas como son. Más vale tarde que nunca. Los arrepentidos de la “ceja” se deben contar por millares, porque en estas cosas, como en los icebergs, sólo aflora una pequeña porción, la de los más valientes.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Mejor no escribir cabreado

  1. El jefe de Revilla

    Muy buenas de nuevo, y que la ciática no se ensañe.
    Mucho tiempo sin atender el foro, y se pierden las costumbres de visitar “sitio” tan dado al pin-pan-pun.

    Resulta curioso verte escribir durante 300 líneas de una final “holivudiense” en Sudáfrica, y al mensaje siguiente te desalientes por la intrascendencia y volatilidad del futbol. Estás un poco bipolar, -por no hablar de las clásicas contradicciones- espero que no sea por la medicación (no ironizo).
    Resulta que un nacionalista paleto como yo, me encuentro a un cosmopolita como tú (del pelo de Fernando Merodio), hablándonos de algo que dice despreciar (furbol), PERO que cuando sirve para cohesionar una “patria”, se vuelve lo más maravilloso y mágico de la tierra. De repente has entendido la mística del grupo, del inconsciente colectivo, de identidades, de rituales antropológicos, de socialización… y no es para que te provoque miedo (a la ruptura de la patria, claro) ni de todo lo que siempre os ha tenido peligroso hablar en Futbol. Vosotros (por tí) lleváis generaciones denunciando la utilización partidista e ideológica del futbol, sus equipos, colores, teorías, sentenciando que, SIEMPRE hay que separar deporte, de lo que NO ES DEPORTE… sobre todo cuando se asocia Barça con Cataluña, o Athletic con Euskalerria…………. PERO!!!!! llega el mundial, lo gana España y metéis más política, patriotismo, patriotería, unidad, unitarismo, proyecciones sociales, ideológicas… MÁS NACIONALISMO… que en un discurso en la Plaza de Oriente. Como siempre, dando lecciones de coherencia propias de parvulitos: “PORQUE A MI ME DA LA GANA”… Es lo que tiene estar acostumbrado a decir lo que se piensa con total impunidad, y lo que es peor, sin pensárselo mucho: total, ¿quién te va a replicar? Sois como el niño pobre, que se pasa toda la vida riéndose de lo que hace el niño rico, de los lujos que se permite, de las pijadas que compra, del tono de su voz, de su ropa de niño-PERA, de su tabla de surf… y de repente el niño pobre, deja de serlo y papá se hace rico: AL DÍA SIGUIENTE se pone a hacer lo mismo que el rico, pero MULTIPLICADO por MIL. Eso sois vosotros con el futbol: los nuevos ricos. Como por una vez OS VIENE BIEN, pues donde dije diego digo GOL… los nuevo ricos
    Pero ya, lo que me ha hecho volver a tocarte las narices a tu blog, es lo de los franceses. Pero cómo se puede escribir semejante sandez en pleno siglo XXI. Yo no puedo decir nada del nacionalismo castellano y sus efectos desoladores a lo largo de la piel de toro, pero TÚ (el cosmopolita?) te permites seguir con la casposa e intolerable letanía nacionalista antifrancesa. No sólo la reflejas, sino que con un par, coges y la justificas. ¿qué sigues, en la España de los 70? ¿O en la guerra de la independencia? ¿Ahí SÍ está bien incentivar la DIVISIÓN entre los pueblos? ¿Eso te lo enseñó Robespierre o Tejero? Es decir, la “mala uva” antifrancesa, (según tu mente futurista, abierta, y multicultural) está justificada… madre mía, está claro que alguno vive en una realidad de hipnosis: os comportáis dentro de una “relativa” normalidad, hasta que el hipnotizador dice la palabra mágica: “ESSSSSSSSSSSSSSS-PAÑA”, y de repente involucionáis a lo más pedestre, elemental, tribal… laxante. Resulta PA-TE-TI-CO veros a los de siempre llamando de todo a los franceses, y a los cinco minutos –o menos- ponerlos de ejemplo de gestión territorial del Estado. ¿Cuántas veces lo habrás hecho el privado? INCONTABLES… Pero en público, eso sí, tú eres más autonomista y más cántabro que nadie: a la vista está. Si esos franceses malos no hubieran invadido tu SAGRADA patria, España hubiera tardado 2 siglos más en enterarse de que era eso de la división de poderes, la igualdad, la libertad, la fraternidad, la ciudadanía, el imperio de la Ley… QUE MALOS SON LOS FRANCESES que inventaron EL JACOBINISMO: ¿qué sería de vuestros discursos nacionalistas sin el JACOBINISMO de FONDO? Debe ser que ese concepto entró por Castilla –como todo lo bueno- por obra del Espíritu Santo (que jamás habló francés). Eso sí, el día que me contestes ya se lo que dirás: que amas Cantabria, bla bla bla, su cultura… flamenca bla bla bla, sus paisajes verde-ladrillo, bla bla bla, pero del Estado Autonómico que desprecias: ni una palabra. Qué valentía.

    Como se nota que estás jugando en el PATIO DE TU CASA: dices lo que te sale de la perilla, y tan pancho, como un acto de limpieza espiritual: eso lo hacemos todos –en privado-, en público procuramos ser un poco menos insolventes –argumentalmente-.
    Luego sigues con tu machacona e insoportable Apocalipsis NACIONALISTA, como Nostradamus prediciendo el fin del mundo (hispano) y el comienzo del rechinar de dientes. ¿NO tienes otra cosa de que hablar? ¿NO tienes más inquietudes? O incluso ¿NO tienes otras fobias personales que vaciar aquí? Cuando tienes una discusión de tráfico acalorada ¿le llamas “vasco” o “catalán” a tu contrincante? ¿tal vez “carod Rovira”? Como puedes tener coraje de hablar del nacionalismo ajeno, cuando tú eres –por encima de todo- UN NACIONALISTA ESPAÑOL: el peor nacionalismo que hay: el de la nación que sólo existe como IDEAL, no como realidad etnográfica FÍSICA. Sigue con tu ideal, y sigue creyéndote una mezcla entre Gandhi y Janis Joplin, pero en el mundo real se sigue viendo a un pikoleto chusquero de la postguerrra.
    Luego tendrás criadillas para hablar de los paletos de ADIC que no toleran las clases de sevillanas de la UIMP. Pero ¿hay algo más UNIVERSAL que las sevillanas?: imposible, no soy capaz de ver nada más. Seguro que has estado en el 12 de octubre en Zaragoza algún año: ¿las mañicas iban DISFRAZADAS de sevillanas a hacer la ofrenda floral al Pilar? ¿NO? ¿Cómo es eso? Cómo pueden ser tan paletos los zaragozanos para no vestirse de sevillanas el 12 de OCTUBRE? ¿No eras tú el que se reía de mis comentarios el año pasado cuando te hablaba de las sevillanas, los toros, y los espectáculos flamencos con que nos machacáis unidireccionalmente cada verano? Sigue riéndote, pero las sevillanas, ya ves que no son cosa de mi imaginación. Te lo dije hace un año, y te lo repetiré hasta el día que os vayáis del ayuntamiento (de momento va pa largo): cada año, tu misma cantinela nacionalista en Santiago y OLÉ. Pero el paleto soy yo, porque creo en las culturas populares surgidas desde abajo, no en la inventada ni impuesta desde arriba… seré un batasuno y un etnicista. El paleto soy yo porque sólo veo españolismo en Santiago, no veo Santander por ningún sitio, no veo su tipismo, su música, su personalidad, su historia, sus personajes, sus referentes… NADA de su “algo especial” que nos haga únicos, diferentes y ATRACTIVOS. Veo una ciudad COLONIAL, veo el Argel de los años 50, veo el Torremolinos cutre del noble y ancestral cantábrico. Veo como habéis sustituido CULTURA y RIQUEZA por mediocridad españolista, vagancia, sucursalismo, gomina, castellanos, gazpaxito, CLASISMO, lucimiento social, solarium, pamelas, cocaina, vicio, y raza, MUCHA RAZA. Por cierto, ¿a qué raza te refieres?: ¿Me puedes explicar cuál es la tuya? SI ES QUE SOIS COMO NIÑOS, OS DAN UN METRO Y OS VENÍS ARRIBA SIN PENSAR LO QUE DECÍS.

    Muchas gracias de nuevo por tu espacio

  2. Krut

    ¿Pero la ciática no la tenía el del blog? Bueno, si por lo menos este ejercicio de fantasía nacionalista en la que España es un invento y Cantabria la madre de las patrias sirve para que el jefe de Revilla se desahogue y no se nos vuelva violento…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s