Cuando Pedrito se convirtió en San Pedro

Más chulos que un ocho. Así nos hemos plantado en la final del Mundial, algo que jamás me habría imaginado que llegaría a ver. Mucho menos después del fiasco de Naranjito y Citronio; cuando hicimos uno de los más sonoros ridículos de entre los organizadores futbolísticamente civilizados de un mundial.

Y digo que más chulos que un ocho, porque hemos sido el único equipo con los cojones de jugar una media de sesenta minutos por partido con diez jugadores. Así, dando ventajas al contrario, que para eso vamos sobrados.

 

Pero una semifinal es mucha tela, y Del Bosque pensó que a los alemanes ni agua, que eso de dar ventajas de entrada esta bien con equipillos de medio pelo, de esos que te ponen el autobús en la portería y un palomero en punta a ver si coge un balón, chuta, le pega a Piqué en el culo y entra, para desesperación de Casillas, su novia y el resto del pueblo español.

 

Así que España ayer salió con once, lo que sin duda desconcertó a los teutones, que habían ensayado la táctica de parar a un solo punta (Villa) y dejar en paz al niño rubito que camina cabizbajo por el área, en fuera de juego y sin ganas de hacer una carrerita ni para disimular.

 

Con esta táctica innovadora de jugar con diez para despistar al rival, y meter un jugador, hasta llegar los once que deja el reglamento, en la segunda parte, habíamos conseguido doblegar a todos los amarretes que nos habíamos encontrado en las eliminatorias, a excepción de Suiza, que jugó con el autobús y con la Virgen.

 

Del Bosque, sorprendente esta vez, sacó a Pedrito de titular, y el chaval se salió. No sólo el chaval, también el resto, porque la verdad es que si Alemania pareció tan poca cosa se debe exclusivamente a que España hizo un partido de matrícula de honor. Es lo bueno de jugar con once. Parecíamos Brasil, pero la Brasil de Pelé o la de Sócrates y Zico, no la Brasil ramplona de “Robinho al borde del ataque de nervios”.

 

Tan sobrados estábamos que hasta les metimos un gol de corner, es decir, un gol a la alemana, con un Puyol que llevaba puestas las esencias de Zarra o Marcelino, el del gol que hizo temblar los cimientos del telón de acero.

 

Pero la principal aportación de Pedrito, convertido, como dijo Paco González, en San Pedro, no fue la de sus desbordes y el desparpajo para encarar, una y otra vez, a esos armarios de Ikea que tiene Alemania en la defensa. Su principal aportación, la que de verdad hemos de agradecerle por siempre, fue la venturosa jugada en la que, pudiendo pasar el balón al Niño, que sin pretenderlo se había quedado sólo y meditabundo en el área, -pues pasaba por ahí pensando en sus cosas-, prefirió intentarlo el solito, lo que fue una inteligentísima decisión, mucho más admirable si tenemos en cuenta que es una decisión tomada en milésimas de segundo.

 

Porque imagínense si, en vez de hacer el chupón, le pasa el balón a Torres, y éste, simplemente por una remota casualidad, la pega rematadamente mal, como acostumbra, mete un gol de churro y finiquita a Alemania.

 

Imagínense que terrible desgracia. Ahora estaríamos todos aterrorizados pensando que, de nuevo, nos le ponen de titular en la final, y que repetimos el esquema suicida de jugar con diez otros sesenta minutos, ni más ni menos que en la final de un campeonato del mundo. Con lo que nos ha costado llegar hasta aquí, tras deshacernos de Raúl, tendríamos otra década con un delantero de similares características. Es decir, un delantero que juega por decreto ley, así esté en forma o esté más cojo que El Manteca.

 

Debemos ser chulos sí, porque podemos, pero suicidas no, que estos holandeses son capaces de cualquier cosa y dicen que a la tercera va la vencida. Nunca sabremos valorar la importancia de la decisión de Pedrito, definitivamente San Pedro, que puede valer un mundial.

 

Hablando de otras cosas, he leído que Zapatero ha anunciado que está pensando si irá a ver la final, y eso sí que no lo arregla ni Pedrito, ni San Pedro. Dios nos asista. Este hombre no tiene límites en su ardua tarea de sumir a España en una depresión sin fondo, a todos los niveles.

 

Hay pánico en los foros futboleros sobre tal posibilidad y hasta el pulpo Paul está esperando la decisión de nuestro gafe mayor del reino para dar su pronóstico. Sí es que hasta los pulpos le conocen, y mucho más los pulpos de la Merkel.

 

Un cachondo en el foro de Marca le rogaba al Presidente que viera en casa el partido y cuidase de las niñas para que no se coman al gato. Hay muy malas personas en esos foros anónimos, porque esas cosas no se dicen, ni aunque te asista la razón.

 

El domingo nos esperan mis primos, los Van den de Holanda, esperemos que los alemanes le den matarile al pulpo antes de que haga un pronóstico, porque si dice que perdemos, la cosa se pone fea, y es que este pulpo sabe bastante más de fútbol que la mayor parte de la prensa deportiva.

 

Qué bien lo vamos a pasar este domingo sufriendo como perros. ¡José Luís, por tu madre, quédate en la Moncloa! y llévate al resto del consejo de Ministros a ver el partido en la tele de plasma, con unos ganchitos y unas birras. Danos un respiro, déjanos una alegría, que falta nos hace.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Cuando Pedrito se convirtió en San Pedro

  1. edu beloki

    buenas tardes eduardo ¿no crees que es una autentica verguenza que no haya ningun cantabro en el unico equipo que va a hacer algo en la historia de los mundiales? a mi me parece una broma de mal gusto. Revilla estara que trina…

    • evdesec

      Totalmente de acuerdo. Pero es que es imposible con el desastre de política de cantera que tenemos en el Racing y en general con la política que se ha llevado con nuestro club y con las categorías inferiores, que es a dónde debe ir el dinero público, y no a sostener fichajes multimillonarios que producen, a menudo, aunténtica vergüenza. Que salga un Canales cada década ya parece casi un milagro.

      No es casualidad que la selección tenga un núcleo tan potente como es el del Barça, donde se trabajan la cantera, forman gente, estudian los equipos desde niños y apuestan por ellos. Aquí, sin embargo, ves fichajes de foráneos que no tienen justificación alguna, porque no aportan nada y son muy caros y mediócres.

      No es casual, tampoco, que un equipo como el Madrid no aporte demasiados jugadores (aunque sean muy importantes), es lo que pasa con las gestiones tipo Florentino, destinadas a vender camisetas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s