Bloque en concierto

El pasado viernes asistimos al concierto de la mítica formación cántabra de rock progresivo, con la que conmemoraban los treinta años de la publicación de uno de sus mejores trabajos “El hijo del alba”.

El concierto supuso un repaso a una selección de sus mejores temas, perfectamente recordados por el público que se dio cita. Un público que hubiera sido, sin duda, aún más numeroso si la campaña de difusión del evento hubiera sido más intensiva.

Bloque conserva el aura de haber sido la banda más importante de la historia del rock cántabro, y todo un referente del rock progresivo nacional, junto con los catalanes Iceberg y la Compañía Eléctrica Dharma, los andaluces Triana o los madrileños Asfalto.

Sus discos marcan toda una época de la música española, y bien podemos considerarlos una parte importante de nuestro patrimonio cultural reciente (aunque quizás ya no tan reciente, que han pasado ¡treinta años!).

La formación actual conserva sus principales pilares: Juanjo Respuela, Juan Carlos Gutiérrez y Sixto Ruíz, con la muy grata incorporación de uno de los mejores bateristas jóvenes de Cantabria: Nacho Miralles (que está aportando nuevos y actuales matices en la reinterpretación de sus clásicos).

La nueva puesta en escena de Bloque es mucho más cruda en su sonido, más desnuda, menos efectistas y más directa. Esto se debe a un intento de actualizar su sonido a los parámetros actuales, y por tanto es de agradecer, aunque algunos de sus fans echemos en falta un elemento que daba una particular seña de identidad al grupo, como eran los duetos de guitarra a cargo de Juanjo y Sixto (este último ahora en labores de bajista).

El único defecto que puedo poner al concierto de la sala Casyc es que lo iniciasen con dos de sus mejores temas: Undécimo Poder y Descubrir el sentido. Digo esto porque es habitual que el inicio de los conciertos sea un momento en que el sonido aún no está bien ajustado por los técnicos, y hubo deficiencias que penalizaron la escucha de estas dos excelentes canciones. Deficiencias que se subsanaron posteriormente y que nos dejaron con la miel en los labios, ya que hubiéramos querido disfrutar de éllas cuando el sonido había alcanzado la mejor calidad. Mi consejo sería que no las “quemen” en los inicios de la actuación, ya que son de lo mejorcito. Hubiesen sido un final perfecto.

También se acusó una cierta falta de ritmo, con excesivos parones entre tema y tema, aunque supongo que la agilidad de la puesta en escena será mayor a medida que las actuaciones se vayan sucediendo, ya que de destreza técnica y calidad interpretativa andan, todos ellos, más que sobrados.

Sólo nos queda desear que el actual proyecto de Bloque se consolide de forma estable y no tengamos que esperar tanto tiempo para disfrutar de su música.

Cierto apoyo institucional no estaría de más, ya que forman parte esencial de nuestra historia musical, y se han ganado a pulso, con calidad, creatividad  y constancia, un lugar destacado en la memoria de los aficionados al buen rock.

Como dijo Juanjo Respuela, los músicos, de vez en cuando, tienen que comer. Sería realmente una lástima no devolver, con la suficiente gratitud, las horas de placer que esta banda nos ha proporcionado a muchos miles de aficionados a lo largo de los años.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “Bloque en concierto

  1. torpedo, toda la vida se entendio a BLOQUE como una banda de rock sinfónico

  2. evdesec

    El término “sinfónico” se usaba mucho en su momento, aunque actualmente creo que el término progresivo engloba mejor este movimiento, ya que no sólo incluye el denominado “sinfónico” (grandes y largas suites fundamentalmente instrumentales, como varias obras de Emerson, Lake and Palmer, Camel, Génesis o Yes) sino a grupos que hacían vanguardia incluso en otro tipo de formatos para sus canciones, aunque con predominio de lo instrumental y lo conceptual (King Crimson, Pink Floyd, o los actuales Porcupine Tree).

    Por eso, torpedo, prefiero el término progresivo, que es más amplio (de hecho Bloque es más un grupo de “canciones” que de largas obras conceptuales, excepto quizás “El hijo del Alba”). Un saludo

  3. Vande Jüergas

    No tiene nada que ver con este post, pero pásate por youtube y te ves las versiones del “Y cómo es el” de Perales que ha hecho Marc Anthony, y la del “Vete” de Los Amaya que ha hecho la Leonor Waitling con Los Marlango. Se te ponen los pelos como escorpiones. Yo, después de oír al Anthony pediría oficialmente que vuelva el festival de la OTI

    • evdesec

      Lo haré, lo haré, a ver qué tal. Aunque pedir que resucite la OTI es algo que me impide mi religión. Bastante tenemos con Eurovisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s