Cosas que hacer con lo que nos suben el IVA

Mientras el gobierno prosigue con su implacable estrategia de esquilmar a los españoles a base de impuestos, posiblemente hasta que no quede nada que esquilmar, nos encontramos con programas de gasto público que, si en tiempos mejores producirían risa, en la situación actual provocan un importante cabreo.

Son las ocurrencias de la tal Bibiana Aido, la miembra más destacada de un gobierno que, en su conjunto, presenta un gravísimo déficit neuronal, como lógica consecuencia de tener un Presidente que quiere ser el más listo del gabinete, siendo, como es, un iluminado con una capacidad intelectual y un nivel cultural ya por todos conocido (incluso por buena parte de los suyos, por mucho que lo sufran en silencio, como si de una crisis de “almorranas” se tratase).

Ahora entiendo la campaña “estoloarreglamosentretodos”, porque de eso se trata, de salir del paso pagando entre todos (nunca mejor dicho, porque con nuestro dinero lo hacemos) la incompetencia absoluta, generalizada y, a estas alturas, casi terrorífica de un gobierno desértico desde el punto de vista de la inteligencia.

Para mayor desgracia, si cabe, en Cantabria tenemos también nuestra ración particular de incompetentes y caraduras. No se me ocurre otro calificativo cuando escucho propuestas como la de Revilla de instaurar “impuestos para ricos”, que es lo mismo que no decir nada, como en nada quedó su anuncio de bajar los sueldos del gobierno, empezando por el suyo, que previamente se había subido un 20%.

Para qué bajarse el sueldo habiendo margen para quitar aún más capacidad de gasto a las familias y capacidad de inversión a las empresas. Para qué reducir gastos de una administración descomunal de puerta trasera, si todavía tenemos otras posibilidades, como reducir el gasto en medicinas, o instaurar el copago de servicios de atención a la dependencia y otros lujos de los ciudadanos “gastadores”.

Es más, cómo prescindir de gastos esenciales como los que nos proponen Bibiana y la tal Laura Seara, nueva lumbrera gubernamental al frente de la Dirección del Instituto de la Mujer.

Esta nueva miembra fenomenal ha anunciado un “salto cualitativo” de su departamento, aprovechando, suponemos, el desahogo económico procedente de que en cada cosilla que compremos nos metan 2 puntos más de IVA.

El nuevo programa de actividades del gabinete de este par de dos es para “mear y no echar gota”. Pongamos algunos ejemplos:

-Los cineclubs itinerantes “Mujeres de cine”: en los que se exhibirán exclusivamente películas dirigidas por mujeres (ya pillaron unas cuantas lo que no pillan vendiendo entradas; enhorabuena Isabel Coixet, González Sinde y cía), seguidas de coloquios y ponencias. Como se puede ver, una actuación esencial en tiempos de pobreza.

-El “proyecto Noruega” que pretende acercar a nuestro país al nórdico en materia de conciliación (porque lo que es materia de renta, de competitividad, de empleo, va a ser que no).

-El Directorio de lideresas (no es broma, es literal) españolas en el extranjero.

– Y la mejor de todas, la “Guía sobre el sexismo lingüístico en el ámbito deportivo”, con la que suponemos que se va a educar a la hinchada para que abandone, de una vez por todas, expresiones que atentan contra la igualdad de género como el cargarse en la puta madre del árbitro, para sustituirlas por la puta madre y el puto padre, que es lo políticamente correcto.

Se va a acabar eso de que “Canales le echa un par de cojones”, porque la Guía de la miembra va a corregir estos comportamientos sexistas, y lo de “Guti maricón”, no se va a escuchar nunca más. Algo es algo.

Si ustedes no sabían muy bien para qué les suben el IVA, ya pueden apuntar que, entre otras cosas, para esto.

¿Esto lo arreglamos entre todos?. De momento esperen sentados hasta el 2012, crucen los dedos y sean optimistas, si es que tienen cojones u ovarios para ello, que falta les van a hacer.

P.D.: Esto de los cineclubs itinerantes con coloquio suena muy rancio, a foto en blanco y negro, y a “Educación del Espíritu Nacional”. Ya sólo nos quedan las cartillas de racionamiento y el cambio del sistema productivo, en la línea de los planes quinquenales.

Dice Agudo que va a ahorrar 20 o 40 millones de euros con un plan de austeridad, pero que sólo afectará a cosas superfluas. No sabemos si las cosas superfluas de Agudo son las medicinas de los jubilados o las propagandas del gobierno, las comilonas, los viajes, y los sueldazos, pero lo que sí sabemos, porque él lo ha dicho, es que nos gastamos la bobada de 20 o 40 millones de euros en cosas superfluas. ¡Todo un reconocimiento, por si alguno no se había dado cuenta!. Suena a poco, pero son más de 6.500 millones de las antiguas pesetillas. No me lo gasto yo todos los días en cosas superfluas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s