¡Liberad a Willy!

La libertad de expresión y de opinión no es unidireccional. Es algo que olvida mucha gente con frecuencia.

Están en boca de todo el mundo las declaraciones recientes del actor Willy Toledo. Palabras que han sido solemnes gilipolleces sobre el hecho desgraciado de la muerte por huelga de hambre de un disidente cubano.  Lo bueno del caso es que se ha escandalizado porque una buena parte de la prensa y de la opinión pública le ha calificado, precisamente, de gilipollas.

De hecho sus declaraciones más que una gilipollez son una canallada, y mucho mayor canallada ha sido la carta en la que ha intentado disculpar su postura equiparando a una dictadura abyecta, con regímenes democráticos, incluido el de España, apoyándose en el falaz argumento de que Amnistía Internacional y otros organismos han denunciado la existencia de abusos y malos tratos en puntuales actuaciones de las fuerzas de orden público.

Se olvida el Sr. Toledo de que la diferencia, abismal, estriba en que esos comportamientos, cuando se producen en nuestros sistemas democráticos, lo hacen al margen de la ley, pueden ser denunciados y producen efectos penales en quienes los practican. Mientras que en las dictaduras, como la Castrista, esos comportamientos son prácticas de Estado, amparadas por el poder e incluso promovidas por los gobiernos.

Pero lo más sorprendente es que otro grupo de compañeros de profesión se rasguen las vestiduras porque a Willy Toledo le hayan llamado de todo, menos bonito, desde muchos medios de comunicación. Y se rasgan las vestiduras invocando la libertad de expresión, hablan de “linchamiento” e incluso buscan el origen de tales opiniones en la actitud que mantuvo ante la guerra de Irak. Piden respeto y abogan para que los artistas puedan tomar parte en el debate ideológico, como si alguien se lo hubiera negado.

No, señores, en este país todo el mundo, actores, fontaneros, académicos y albañiles, tienen todo el derecho del mundo a decir lo que piensan, y, de igual forma, el resto de los ciudadanos tenemos pleno derecho a opinar sobre las expresiones de los demás, incluso si son artistas, faltaría más.

Las manifestaciones de Willy Toledo han sido una canallada (calificando calumniosamente a un muerto por la libertad de preso común y terrorista), pero le asiste el derecho a decir cuantas sandeces se le ocurran, (lo que no podría hacer de vivir en su admirada Cuba, por cierto). Como a los demás nos asiste el derecho a decirle al Señor Toledo que lo que ha dicho es una enorme gilipollez y, lo que es peor, una canallada.

El amigo Bosé también tiene derecho a decir, entre otras majaderías, que Mariano Rajoy es una “indigestioncilla”, como yo lo tengo a decirle que lo que es indigesta realmente es esa pose de artista del presunto autor de una ristra repelente de tonadillas con las que, de vez en cuando, nos tortura a los amantes de la música.

También tiene derecho a decir, como ha dicho, que cuando ve a un pobre mantero buscarse el pan vendiendo copias piratas de sus discos, llama a la policía porque le está robando.

Y yo tengo derecho a decirle lo poco que me sorprende su actitud de progrete millonario, nacido en alta cuna y con todas las oportunidades bajo el brazo, denunciando a quien se busca tristemente la vida trapicheando con copias basura de su música basura para que lo encarcelen.

¡Joder con los solidarios, hay que ver cómo defienden sus muchísimos millones! Eso sí, luego se va a Cuba a dar conciertos solidarios, para mayor gloria de los dirigentes de esa dictadura asfixiante y bananera, y para mayor promoción –que es de lo que se trata- de su lamentable carrera pachanguera.

Tranquilo, Miguelito, no seré yo quien compre tu bazofia a un mantero. Ni a un mantero ni a nadie, evidentemente.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “¡Liberad a Willy!

  1. Menos mal

    Ya pensaba que no escribías más. Me imaginaba que el nuevo disco de Miguel Bosé sacarían lo mejor de ti.

    Añadiría algo al título del post: Liberad a Willy, en Cuba.

  2. Isabel

    He descubierto recientemente tu blog, bueniiiiisimo, es refrescante el tono en el que realizas las descripciones de los desmanes de nuestros altos cargos, por cierto, soy empleada publica y estoy hasta los mismisim@s de tanto geta, y de que siempre paguemos el pato( buey, coche oficial, cenas, almuerzos….etc) los de siempre.
    Un saludo
    Reitero, muy bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s