Los cuentos de la Vicepresidenta

Hoy he recibido en mi cuchitril (en realidad llamarlo despacho suena pretencioso, con sus 2×2 metros) del Parlamento uno de esos paquetes con los que el gobierno nos obsequia a menudo.

No piensen mal, no se trata de un paquete con anchoas, ni puros, ni siquiera un socorrido surtido de embutidos, sino una de las decenas de publicaciones que este gobierno produce en su afán de educarnos a todos y a todas en las más variadas materias.

El de hoy contenía dos hermosas revistas editadas por “Vicepresidencia del Gobierno”, a todo color y papel cuché del bueno, porque no hay que reparar en gastos, y lo de las publicaciones en papel ecológico está restringido a la Consejería de Medio Ambiente, que trabaja, por lo que se ve, en solitario para evitar el cambio climático y la deforestación del planeta.

El reciclaje y el ahorro de papel no va con la Vicepresidenta, que ha decidido concentrar todo su esfuerzo ecológico en llenarnos los montes de molinos de viento, siguiendo los postulados de  lo que se denomina vulgarmente “ecologetismo”.

Tratan las citadas revistas sobre los “cuentos no sexistas”, con un manual muy elaborado sobre “còmo saber si un cuento es sexista” y dos ejemplos de cuentos políticamente correctos desde la perspectiva de género: “El príncipe Ceniciento” y “Tarzana”.

Entre las perlas, que son muchísimas, la que más me gusta es la que advierte de que un cuento es sexista si se desprecia a algún personaje femenino por su apariencia física”. Es decir, que sí “la bruja Piruja” es malvada y fea, ahí encontramos un claro ejemplo de sexismo, mientras que si el “jorobado de Notre Dame” es un hombre (como es el caso), entonces no hay sexismo que valga, que el hombre y el oso cuanto más feo más hermoso.

No he tenido mucho tiempo, así que me he leído “Tarzana”, que no es Tarzán tras una operación de cambio de sexo, sino la hija de Tarzán.

Reconozco que me he llevado una desilusión, pues no le acompaña el “mono Chito”, sino un mono que se llama Francés, porque una cosa es luchar por la igualdad y otra, bien diferente, renunciar a nuestra tradicional xenofobia. Si en vez de Francés, el mono se hubiera llamado “Catalán”, tendríamos ahora mismo un serio pollo con los de ERC.

Pero los franceses que se jodan, que al fin y al cabo tuvimos que echarlos a patadas en el culo.

Bueno, la historia, más o menos, es la siguiente: Tarzán está ya cansado de cuidar la jungla y quiere retirarse, delegando sus funciones en su hija Tarzana, porque no tiene hijos varones.

Llegados a este punto, lo primero que uno se pregunta es el porqué de este caso de nepotismo. No han caído los autores en que el puesto de Tarzán no debería ser hereditario, pero bueno, con la habitual empanada del progresismo monárquico, se lo pasamos por esta vez.

Los animales no ven claro que herede el puesto una niña, por lo que protestan a los “jefes y jefas” de la tribu (literal) que deciden montar un concurso-oposición a protector de la jungla.

El resto es más bien previsible: Tarzana gana todas las pruebas y “ a partir de ese día todas las personas y criaturas de la jungla tuvieron las mismas oportunidades” (así, como lo cuento, que no me invento nada).

No dice el cuento que si Tarzana hubiera estado en Cantabria, en vez de en la jungla, hubiera tenido muy pocas posibilidades de ser Consejera de un Gobierno de hombres (excepción hecha de la paridad del par de dos: es decir, Gorostiaga y Díaz Tezanos) , y no digamos de ser Alto Cargo de la Consejería de Economía, donde el Sr. Agudo no sigue ni de lejos los consejos de los jefes y las jefas de la jungla.

Es que es más fácil escribir cuentos que aplicárselos, al menos para este gobierno cuentista.

He intentado aplicar la perspectiva de género a mis cuentos de la infancia y el experimento me ha quedado más bien raro. Así mi primera propuesta era la adaptación de un clásico, que vendría a ser “Las tres cerditas y el Lobo feroz”, pero resulta que el copyright me lo impide, y les ruego que no se confundan en el video club, pues si la alquilan deben saber que no es una película de Disney, sino un pornazo de cuidado, nada apropiado para ponérselo el sábado a los niños.

Otra posibilidad es “Caperucito Rojo”, que llevaba a casa de su abuelito un libro de recetas y se encontraba una loba feroz que se había comido al abuelito, pero que fue debidamente abatida por una leñadora presuntamente lesbiana, aunque no soy capaz de asegurar ese extremo

El libro de Gorostiaga se titula “El país de los cuentos al revés”, y no se refiere a Cantabria y su gobierno, aunque el título parezca hacer esa maliciosa referencia.

Lo cierto es que este gobierno nos educa con cuentos y nos maleduca con realidades. Y los niños deben saber desde pequeños que los cuentos, cuentos son, y si te los cuenta la Vicepresidenta del gobierno, entonces no te creas nada, porque la realidad es mucho más dura.

Ser mujer en nuestro gobierno se penaliza, y la paridad brilla por su ausencia a niveles pasmosos (en el “ala” del PRC, ni te cuento el cuento, que eso parece macholandia).

Y queridos niños, si el Presidente de esta comunidad tan igualitaria te cuenta que se estrenó de putas en Bilbao, que sepas que es porque a él le contaron la versión antigua de los cuentos, donde las brujas son brujas, las princesas son unas cursis y Tarzán un presunto zoófilo que se lo montaba con la Mona Chita.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

6 Respuestas a “Los cuentos de la Vicepresidenta

  1. Y es que encima lo que cuentas es verdad.

  2. Yo creo que la Lola (que nada tiene que ver con la serie de televisión) nos está contando el cuento de la buena pipa.

    Esta gente vive en su mundo y no se entera de que Cantabria está viviendo una realidad, bastante cruda por cierto, y no están haciendo nada por solucionarlo.

    En tiempos de crisis, como el de ahora, la vice se dedica a contarnos cuentos que publica con el dinero de todos. Ya podía invertirlo (tanto el dinero como el tiempo) en intentar dar soluciones a toda esa gente, que por su incompetencia, se está quedando sin trabajo.

  3. Oscar Sin Nick

    Yo creo que Lola invierte, y mucho.

    Invierte la realidad. Este es un buen ejemplo.

  4. Frailuco

    Habra tenido algo que ver en la idea el FBI¿? Porque me han dicho que Fray Blanche Investment son los idearios de todo el tinglao

  5. evdesec

    Cosas más raras se han visto…

  6. Krut

    Por favor: no se metan con la vice más movi-lista de la Historia: bastante tiene con vivir en ese mundo agobiante de prejuicios y prejuicias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s