Ese personaje de nombre Collado

Curioso personaje este Collado, director del Faro de Cantabria, periódico que un día, hace ya varios años, pusimos en marcha un grupo de gente porque creíamos que había un interesante espacio en el mercado de los diarios digitales para una cabecera de corte liberal en Cantabria (en aquel momento el digital “Cantabria Liberal” estaba más cerca de un  blog que de un periódico propiamente dicho).

“Piensa mal y acertarás”, dice el refrán, pero hay personas, y me incluyo en esta categoría, que nos negamos a aceptar esa filosofía. Prefiero pensar bien y llevarme decepciones a ir por la vida creyendo que todo el mundo tiene algo que ocultar, excepto mi mono y yo, que decía John Lennon en una de sus canciones más cínicas.

Por eso, ni yo, ni quienes impulsaron el proyecto, creímos que detrás de lo que parecía tanta proximidad ideológica lo que había, realmente, era únicamente interés pecuniario.

Cualquiera con dos dedos de frente sabe que en el mundo del periodismo abundan las plumas mercenarias, pero he empezado diciendo que quienes echamos a andar ese medio pecamos, sobre todo, de ingenuidad. Una ingenuidad cercana a la estulticia, en vista de los acontecimientos.

Cuando hablo de independencia no me refiero a equidistancia, porque los periodistas siempre tienen ideología, supongo que como casi todo el mundo.

Cuando hablo de independencia me refiero a unos mínimos de objetividad, y a una cierta resistencia a decir, por mero interés,  justo lo contrario de lo que es objetivamente demostrable.

Collado siempre se manifestó –con expresiones nada ambiguas-, contra ese pseudo-periodismo militante que en Cantabria tiene su máxima expresión en Víctor Gijón. Para él, cosas de la vida, ese tipo de periodismo de carné, que sacrifica la verdad a la consigna oportuna, era lo peor, lo más bajo, lo más despreciable desde el punto de vista profesional. Ambos se conocían bien de su etapa en el diario Alerta.

Por eso cuando ahora veo a Collado en las tertulias de Gijón no puedo menos que menear la cabeza con un gesto de incredulidad. ¡Quién te ha visto y quién te ve! Con lo que decía del colega..

El “Cárabu” Collado ha transformado un proyecto que nació desde una posición ideológica liberal y de proximidad a los postulados que, en política regional, defiende Ignacio Diego y el Partido Popular.

No hubo engaño por parte de los promotores, se le ofreció la dirección de un medio que nacía con una línea editorial clara, y él la asumió entre promesas de simpatía, y orgullosas declaraciones de afinidad ideológica.

Y ha convertido ese medio (y cualquier intervención suya como colaborador en otros) no ya en un medio ligeramente hostil, sino en un medio francotirador contra nuestro partido, y muy especialmente, contra su líder, que, para más INRI, fue su principal valedor. De hecho (cosa curiosa) no escribe de otra cosa. En Cantabria no ocurre nada, y, por tanto, sus columnas siempre tratan de los mismo: “leña a Diego y a su equipo”. Leña a la oposición, vaselina para el gobierno. Todo un ejercicio de valor e independencia periodística.

Por un puñado de dólares, evidentemente.

Ha preferido sacrificar su propia credibilidad (cada vez más escasa) y la del medio que dirige en una “vendetta” personal contra quien le apoyó, en su día,  por simpatía personal y por afinidad ideológica. Dicen que de bien nacidos es ser agradecidos. No parece el caso.

Si tras ese giro de tuerca (incomprensible para quien no conoce los motivos reales) lo que hubiera fuese un distanciamiento ideológico, poco habría que decir. Pero lo que hay es un caso lamentable de mercenariado.

Así Collado y su Faro son, hoy día, el principal instrumento de ataque a Nacho Diego y su partido, y un vergonzante ejemplo de adulación al gobierno, y muy especialmente a Revilla.

Una adulación que nace de forma “puramente casual” en el momento en que la publicidad institucional del Gobierno aparece en sus páginas.

¿Es censurable esa actitud?. La respuesta que la dé cada cuál en función de su ética y de su estética, pero lo que yo tengo claro es que, conociendo al detalle toda esta historia de traición, engaño e intereses perfectamente cuantificables, Collado está absolutamente inhabilitado para dar lecciones de moral a nadie.

Ahora ha iniciado su particular vendetta, entresacando y dando relevancia a comentarios jocosos publicados en mi blog personal, que tiene claro tinte humorístico cuando la ocasión lo requiere.

¿Qué credibilidad tiene un periodista que pone al servicio de su causa personal (una venganza) el medio que dirige?, ninguna.

Ciertamente no hay crítica, sino expresión de una similitud física, cuando hablo del parecido, razonable, entre Pepiño Blanco y un roedor, en un contexto claramente humorístico. Se me podrá afear lo poco afortunado de la comparación, pero a mi, sinceramente, me recuerda a Topogigio, ídolo de mi infancia.

Supongo que la intención es generar polémica y buscar presuntas represalias. Pero a mi, personalmente, me la trae al pairo. La vida está llena, desgraciadamente, de este tipo de personajes.

De momento yo he retirado el post al que se refiere Collado, ya que ha quedado claramente descontextualizado, y no pienso seguir alimentando esta polémica demencial.

Por si alguien quiere conocer el talante del individuo, puede ver el origen de la polémica, con tintes paranoides, en el blog “lo llaman comunicación”, pinchando en este enlace  http://lollamancomunicacion.wordpress.com/2009/09/21/collado-por-oscar-sin-nick/

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

13 Respuestas a “Ese personaje de nombre Collado

  1. Pingback: Esto es la guerra!!!, por Oscar Sin Nick (ACTUALIZACIÓN) « Lo llaman comunicación

  2. curro jiménez

    Creo que no debería haber borrado ese post. No decía mas que verdades!
    Así que este elemento del que habla es otro periodista que se deja seducir por el poder del dinero.
    Que verguenza de pais y de region

    • Oscar Sin Nick

      No hay que generalizar. Afortunadamente en Cantabria no todo el mundo es así.
      Aquí hay muy buenos profesionales, así que no metas a todo el mundo en el mismo saco, no es justo.

  3. manolito

    al collado este ya le conocemos en esta región. animo con el blog.

  4. un regionalista

    pues al prc que no venga pidiendo dinero.

  5. independiente

    Y éncima pone independiente en su cabecera!!

    Independientemente de quien le pague será.

  6. evdesec

    La verdad es que tuve mi propio debate al respecto, pero cuando un comentario de blog lo descontextualizas y lo presentas como una agresión, en vez de como una diversión -bastante inocente por cierto- no merece la pena alimentar la polémica. Más estando este personaje de por medio.

    Lo malo es que hasta el nombre del faro, la programación web, la búsqueda del resto de los socios, fue algo ajeno a Collado.

    Collado se ganó la confianza y nos ha dado el palo, pero es un proble a de ética, y no todo el mundo tiene mucha.

    De todo se aprende. En fin, hay gente que es incapaz de hacer algo así, y hay gente que no le tiembla el pulso por dinero.

  7. Pingback: EJEMPLO PRÁCTICO DE FALTA DE CRITERIO, por Oscar Sin Nick « Lo llaman comunicación

  8. evdesec

    No sería justo, es cierto. Digamos que esto ha sido el detonante de una larga historia…en fin, yo tengo la conciencia muy tranquila, no es la primera vez que alguno se ceba en una especie de persecución obsesiva.

  9. Pingback: YO TE LO EXPLICO, por Oscar Sin Nick « Lo llaman comunicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s