El “Gran Cañón” sin colorado

Una de las principales características de la idiosincrasia socialista es echar siempre las culpas al maestro armero. Nunca cometen errores –quizás a lo sumo pequeños tropiezos-, pero la culpa, en definitiva, o la tiene Franco, o la tiene el PP, o la tiene la Guerra de Irak, o la tiene el “contexto internacional”.

La última desfachatez de la “Vicegorostiaga” es calificar ese monumental descalabro anunciado de GFB como “tropiezos”. Ahí es nada, un pequeño tropiezo que nos va costando algo así como 6.000 millones de pesetillas, o 39 millones de euros, si lo prefieren.

Eso sí que son tropezones, y no los que se encuentra uno en una buena sopa.

Tropezar es humano, pero en el ranking de los tropezones, lo de GFB tiene una escala similar al pequeño tropiezo del capitán del Titanic. Más que un tropiezo, una costalada en toda regla, pero con el dinero público. Ese mismo que según alguna ministra socialista no era de nadie.

Con el dinero propio uno puede tropezar todo lo que quiera;  cuando hablamos del dinero público, a tantos tropiezos se los califica como negligencia.

Cualquiera que conozca este culebrón con cierto detalle, puede comprobar que en GFB se ha actuado tan mal que hasta parece hecho adrede. Porque es tal el cúmulo de disparates (siempre en perjuicio de los intereses de la administración regional –es decir de todos nosotros) que es para pensar mal.

Cierto es que Einstein decía que sólo existe algo infinito en la naturaleza, y es la idiotez humana, pero cuando alguien con responsabilidad pública genera un quebranto de semejante envergadura, sea por idiotez supina, sea por otros motivos, lo primero que tiene que hacer es coger la puerta o hacer que quien o quienes tengan la responsabilidad directa vayan directamente a la casilla de salida.

Si se analiza todo el asunto, uno llega a alcanzar ciertas certezas. La primera es que, si se hubiera tratado del dinero personal de quienes han conducido este proceso por parte del gobierno, con seguridad las cosas se habrían hecho de otra manera.

¿Conocen ustedes alguien tan majadero como para aceptar,  como aportación de un socio en un proyecto, una maquinaria que se valora por el propio socio y que no se manda peritar durante años?.  Pues eso es sólo un pequeño detalle, que junto a muchos otros, conforman un monumento a la chapuza del siglo.

Pero es que, además, hay que tener una cara muy dura y muy poca dignidad para intentar echar la culpa de todo este montaje al gobierno anterior. Einstein no conocía a Gorostiaga, por eso, sabiendo que el universo es finito, sólo encontró infinita la tontería humana. En Cantabria muchos podemos añadir que la cara dura de nuestra Vicepresidenta tampoco tiene límites conocidos. Ya saben Cantabria infinita.

Y si hablamos del Presidente Revilla, entonces, directamente podemos asegurar que su caradura está incluso más allá de las leyes de la física. En Revilla se produce eso que los físicos denominan una “singularidad”, que viene a ser un momento en el que cualquier preedición científica se desmorona.

Revilla hablando de éxito empresarial. "Peaso" de conferencia

Revilla hablando de éxito empresarial. "Peaso" de conferencia

El gobierno del PP, en su momento, presentó las conversaciones, avanzadas y con datos que permitían asegurar que podrían alcanzarse acuerdos formales, para la instalación de una fábrica de fibroyeso en Reinosa. Pero nunca se llegó a firmar nada, por lo que el gobierno ni definió –ni mucho menos comprometió- su participación en este proyecto industrial de interés regional.

Llegaron las elecciones y cambió el gobierno. Los nuevos pronto empezaron a parir los grandísimos hitos de la legislatura, ya se sabe, todos ésos que están tan avanzados: el AVE, Academia Comillas, la Autopista Dos Mares, la Ciudad del Cine, el Ecoparque del Besaya…y el proyecto emblemático industrial del mundo mundial:  GFB.

Lo primero que acordaron fue cambiar la ubicación, y, a partir de ese momento, se establecieron protocolos, convenios, acuerdos, a cada cual más disparatado y con los reparos de informes técnicos.

Eso sí, oigan, ni un solo cambio se hizo en defensa de la salvaguarda del dinero público que allí se enterraba, sin las debidas garantías y que, a la postre, es el gran cañón que va a dejar este gobierno. Un Gran Cañón que a alguno podría poner colorado, aunque para ponerse colorado hay que tener vergüenza, y eso escasea en estos lares..

La culpa del pufo GFB va a acabar siendo de la Guerra de Irak. Tiempo al tiempo.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

4 Respuestas a “El “Gran Cañón” sin colorado

  1. rojoyverde

    ¿Lo de Vuelta Ostrera puede considerarse también un tropezón?.

    En dinero “invertido”, lo mismo hasta supera a GFB…

  2. evdesec

    No admite ni punto de comparación. Ni siquiera en inversión. Eso es una infraestructura pública de interés general (GFB es un bien de interés (nunca mejor dicho) privado. La ubicación de Vuelta Ostrera se decidió por la entonces Secretaria de Estado Cristina Narbona (PSOE). Una posterior delimitación del dominio público la afectó parcialmente (se supone que los poderes públicos no pueden preveer cambios legislativos futuros). Pero además el actual gobierno regional y el gobierno del Estado han sido incapaces de articular una solución que era perfectamente posible.

    Además esa infraestructura pública ha dado un enorme servicio en la mejora de la calidad ambiental de la zona y ha creado puestos de trabajo.

    En definitiva, que es como comparar el culo con las témporas.

    • rojoyverde

      Entre medio se te ha pasado que fue un Consejo de Ministros de la era Aznar quien, pudiendo escoger una ubicación alternativa (si es que no les parecía correcta esa ubicación), decidió utilizar la figura de “Reserva” que la Ley de Costas establece para aquellas instalaciones que “por su naturaleza, no puedan tener otra ubicación”.

      Por lo demás, tienes razón en que efectivamente ha mejorado la cuenca, y su construcción, explotación (y demolición), da/dará puestos de trabajo; y en que una cosa es privada y otra pública.

      Pero desde mi punto de vista, el tropiezo es el mismo. En ambos casos dinero público derrochado, y en ambos casos ni una sola responsabilidad asumida (y en el de la depuradora, hay sentencia de por medio).

  3. evdesec

    Es una opinión absolutamente respetable, pero sinceramente encuentro pocos puntos de relación entre un proyecto que ha sido y es útil socialmente y ambientalmente y que se ha frustrado por un litigio sobrevenido, que perfectamente podría haberse solucionado con medidas de compensación, y un proyecto industrial privado (algo en lo que el gobierno insiste mucho), que se ha llevado más dinero público que todo el resto de la industria de Cantabria, y que se ha ejecutado de forma absolutamente irresponsable, incluso contra el crierio de informes técnicos que lo calificaban de dudosa viabilidad desde el inicio.

    De verdad que no encuentro relación ni similitud alguna entre ambos hechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s