Viviendo en el “mineralismo”

No todo lo que va a traer el Otoño va a ser malo (como contaré próximamente). Cierto es que  hay dos temas que están causando honda preocupación, uno realmente serio y otro que no sabría cómo calificar.

El serio es la crisis económica y sus efectos sobre el paro en España. No me gusta vaticinar nada, pero la cosa pinta muy mal, y mucho peor con este gobierno chapucero y demagogo que tenemos la desgracia de padecer en el momento menos oportuno.

Estoy releyendo estos días la novela de Robert Graves “Yo Claudio” y su continuación “Claudio el dios y su esposa Mesalina”, posiblemente una de las mejores novelas históricas que se han escrito.

Salvando las distancias, el estilo de hacer política de ZP recuerda el reinado de Calígula, que dejó las arcas del Estado “hechas unos zorros”,  con excentricidades y demagogia.

Parece ser que Calígula estaba muy trastornado, pero en su locura tenía muy claro que la salida hacia delante consistía siempre en incrementar los tributos.

Evidentemente, Calígula era un hombre muy cruel (acorde con los tiempos, por otra parte), aunque a veces tenía ocurrencias muy graciosas, como la de nombrar cónsul a su caballo “Incitato”, al que posteriormente destituyó Tiberio Claudio a pesar de que  “no se conocía que hubiera tomado decisiones erróneas, ni causado especial quebranto al Estado”.

No seré yo quien diga que nombrar ministros a Magdalena Álvarez, Bibiana Aído o Moratinos admita comparación con nombrar cónsul a un caballo. No lo diré, no, aunque tentaciones tengo. Y no lo diré porque Incitato, a diferencia de los mencionados, se cuidó muy mucho de dar ruedas de prensa o de mandar al boletín sus cuadrúpedas ocurrencias.

El otro tema otoñal es esa gripe porcina a la que los informativos hacen un espectacular seguimiento con, imagino, sumo agrado por parte de las compañías farmacéuticas que están haciendo el agosto (nunca mejor dicho). Ya llevamos 23 muertos y estamos todos “acojonados”.

Sólo el pasado fin de semana hubo más muertos en la carretera y no vi a nadie haciendo rogativas antes de coger el coche para irse de paseo.

Ya lo dijo Arrabal, ante el espanto de Sánchez Dragó, con la lucidez propia de los borrachos: “el minelarismo va a llegaaaaaar….”

Últimamente estamos siempre al borde del fin del mundo; y ese milenarismo catastrofista, que se inició con el famoso efecto 2000 en los ordenadores y que iba a traer el colapso mundial (hecho que hizo ricos a no pocas empresas de informática), se renueva cada poco tiempo con anuncios apocalípticos cuyo objetivo final, mucho me temo, es hacer negocio: la gripe aviar, que mató cuatro pollos,   las armas de destrucción iva incluído, la amenaza nuclear de Al Qaeda, la gripe porcina y no se cuántas cosas más.

La cosa es vender periódicos, medicinas, y tener a la gente con el corazón en un puño, porque, en definitiva, ¿quién se va a preocupar de irse al paro cuando se está a punto de que un vecino imprudente le tosa en toda la jeta y le mande al otro barrio de forma fulminante?.

Y mientras escribo esto, como buen hipocondríaco, no dejo de pensar que “mira que si después de decir estas cosas la palmas de la gripe”.

Lo dicho, vivimos angustiados gracias a la sobre-información. Hace unos días leí una tesis parecida, en la que alguien (no recuerdo el autor) decía que el hombre no estaba genéticamente preparado para tener información (casi siempre amenazante) al minuto de todas las desgracias que ocurren en el conjunto del planeta.

Antes los hombres sólo conocían las desgracias de su entorno, más o menos próximo, que siempre son muchas menos. Pero ahora sabemos hasta los pollos que se mueren con fiebre y no tengo nada claro que ésto sea bueno para el espíritu.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s