Revilla, con la mentira por delante.

Hace varios años, el actual Presidente del Parlamento de Cantabria, Miguel Ángel Palacios, pronunció una frase en la tribuna que ha quedado para la historia de Cantabria: “Revilla no dice la verdad ni al médico”. Es una frase afortunada, que ha sido muy repetida porque define con exactitud la ética de este político que preside nuestra Comunidad.

Que Revilla ha hecho del engaño, de la mentira continuada, su seña de identidad es algo en lo que la mayoría de los ciudadanos están de acuerdo. Incluso quienes le apoyan o le profesan simpatía, asumen ese rasgo como un hecho cierto. Hay quien piensa que Revilla se cree sus mentiras, pero éso es tomarle por loco cuando en realidad es simplemente un mentiroso que saca provecho de la mentira.

En todo caso, no conozco a nadie que no piense que el Presidente Regional es un embustero empedernido. Miente en asuntos intrascendentes (anécdotas y chismes), y éso es un problema de carácter, pero, sobre todo, miente con alevosía en los asuntos públicos, y ésto sólo puede definirse como deshonestidad.

La mentira pública, orientada al engaño del ciudadano para sacar, a cambio, un provecho personal, es, junto con la corrupción económica, el otro gran vicio que caracteriza a los políticos mezquinos.

Nuestra sociedad es, afortunadamente, intolerante con la corrupción de quienes rigen los asuntos públicos, pero, lamentablemente, es bastante más tolerante con quien somete a los ciudadanos al engaño permanente. En cierta forma se considera un mal menor.

Éso no ocurre en las sociedades con gran tradición democrática. En los países anglosajones, por ejemplo, la mentira de los cargos públicos es considerada una falta de extrema gravedad, que invalida a quien la utiliza para el ejercicio de la actividad política. Aquí aún nos queda mucho camino por recorrer en ese sentido.

No voy a enumerar los asuntos que afectan a Cantabria en los que el Presidente Revilla ha mentido de forma reiterada y premeditada porque sería necesario un espacio del que no dispongo. Además son asuntos de todos conocidos.

Pero hay un común denominador a todo este engaño y es el intento de encubrir la ineptitud del gobierno y su ausencia de peso político en los asuntos de Estado.

Mintiendo, sin pudor y sin medida, Revilla ha querido, y aún intenta, ocultar a los ciudadanos que todos aquellos proyectos con los que este gobierno pretendió ilusionar a los cántabros, han resultado enormes fiascos.

La debilidad de Revilla es su ambición, y la debilidad de Cantabria es la mala fortuna de estar regida por alguien que jamás tomará una medida de firmeza frente al Estado. Prefiere seguir mintiendo con falsas promesas, prefiere seguir justificando los olvidos inaceptables del Gobierno de Rodríguez Zapatero a lanzar un órdago en el que Cantabria tiene mucho que ganar, pero él puede perder lo único que de verdad le importa.

Por eso siempre justifica las decisiones del Gobierno de España, -desde la negociación con los terroristas hasta la ausencia de inversiones-, y pretende hacerlas pasar como medidas acertadas y beneficiosas para Cantabria. Lo hace sin el menor rubor, rayando, con frecuencia, en el ridículo.

El caso de la Alta Velocidad es paradigmático. Ahora ya sabemos que el AVE con Madrid, convertido por el propio Revilla en la principal reivindicación de Cantabria y eje de su pacto de gobierno, no llegará nunca mientras no se produzca un cambio en el gobierno de España.

Hace tiempo teníamos la certeza de ser la última Comunidad Autónoma en incorporarnos a la Alta Velocidad. Ahora mismo, ni siquiera eso.

Ante los cambios de criterio del Ministerio de Fomento cabría esperar de un Presidente regional una actitud de reivindicación y de fuerza, pero lo que tenemos es una vergonzosa complicidad envuelta en una nueva mentira.

A tenor de los acontecimientos, todos los esfuerzos de Revilla se dirigen a desestimar la importancia del AVE con la Meseta (que es la infraestructura más necesaria, ya que la Alta velocidad es la alternativa terrestre a las comunicaciones aéreas), y poner el énfasis en un AVE con Bilbao, que tampoco llegará mientras tengamos estos gobiernos, y que aparece, de vez en cuando, como el conejo en la chistera del mago.

Estos cambios de criterio tienen como objetivo mantener a Cantabria en el engaño permanente. Decir, como lo hace Revilla, que el AVE con Bilbao es la conexión fundamental para Cantabria, más que la de la Meseta, es la muestra de cómo este personaje es capaz de argumentar cualquier cosa con tal de justificar su equilibrio inestable con los socialistas que le han aupado.

Afirmar que llegará para el 2015 es, además, una mentira consciente, intencionada y burda, simplemente porque, como recoge la frase popular, lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible. Aquí, a la gravedad de la mentira, se une el insulto a la inteligencia de los ciudadanos.

Mientras el gobierno socialista tenga en Revilla un cómplice dispuesto a cualquier cosa, incluida la mentira a sus ciudadanos, por ridícula y evidente que sea, Cantabria seguirá perdiendo su pulso con el Estado en todos y cada uno de los asuntos trascendentes.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Revilla, con la mentira por delante.

  1. noone

    Soy una persona que he estado involucrada en los procesos que dirige el Ministerio de Fomento relativos a la aprobación definitiva de los cuatro proyectos (Palencia hasta Alar) que sacó dicho ministerio para su redacción en el 2005. Cuatro empresas distintas presentaron esos proyectos en el 2006, y, debido al largo proceso de aprobación, los tres primeros lo fueron a finales del 2008 (en diciembre, concretamente). El último, (Villaprovedo-Alar), desde luego que no fue aprobado en el 2008. Todo esto viene a cuento porque cuando oigo hablar del año 2015 como horizonte me doblo de la risa: Es no tener ni pajolera idea del mundo de la obra civil en España. A propósito, a menos que de hagan modificados, los 300 km/h que venden son una milonga (esto es una historia técnica larga de explicar). Finalmente, enhorabuena por el blog, muy interesante (Me pareció ver al autor con una camiseta de G’Mule en un post previo?) y que volveré a publicar, si puedo, algún comentario más (del tema de los aerogeneradores). Un saludo.

  2. evdesec

    Totalmente de acuerdo. Además me congratula tener una opinión cualificada al respecto.

    Gracias por tu opinión sobre el blog. Efectivamente soy un absoluto fan de Gov’t Mule. Te diré que esa camiseta, además, está firmada por el mismísimo Warren Haynes, al que abordé en el Festival de Azkena en Vitoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s