Lo progre es destrozar Cantabria (dice Agudo)

No pensé que mis opiniones sobre el “NO PLAN EÓLICO DEL GOBIERNO REGIONAL” tendrían tanto eco. Parece  que mi blog es seguido más de cerca de lo que yo pensaba. Me alegro por ello.

A alguno se le han puesto los pelos como escarpias porque yo pedía movilización social contra la amenaza gubernamental. Yo creo que es una petición razonable, pero algún plumilla de la izquierda, de ésos que están haciendo el agosto con el dinero institucional y las autorizaciones gubernamentales, titulaba el artículo como  “El PP llama a las barricadas”.

Confundir movilización social con barricadas es una equivocación muy, pero que muy facha. Pero es que la izquierda de este país (y de esta región) tiene unos tics fascistas preocupantes.

Movilización social supone participación en foros, posicionamiento claro, apoyo a manifiestos, generación de opinión, e incluso manifestación pública. Todo ello derechos amparados por nuestra constitución. Derechos, por tanto, profundamente democráticos.

Llamar a las barricadas es otra cosa. Algo, por cierto, a lo que acude buena parte de la izquierda que, como he dicho, campa por este país con un gravísimo déficit democrático. Si quieren les recuerdo los acosos a sedes de nuestro partido, los insultos a cargos públicos y los intentos de agresión, y las mil lindezas que han debido soportar gobiernos democráticos del centro derecha en España prácticamente desde la transición.

El Consejero Agudo (buen ejemplo de “progresista de boquilla de nuestra izquierda regional de diseño”) ya ha dicho que la oposición a la amenaza eólica es una oposición conservadora, liderada por la derecha.

Confunde Agudo conservador con conservacionista. A mi no me ofende, sino todo lo contrario, pero este reduccionismo interesado y manipulador supongo que ha dolido a muchísimos de los movimientos y personas que se oponen al futuro desastre y que, en absoluto, se identifican con la derecha.

No hay más que ver qué organizaciones o qué personas han firmado manifiestos contra el Plan del Gobierno para darse cuenta que lo que dice Agudo es, de nuevo, mentira. Hay personas de todo el espectro político. Como debe ser. Muchos de ellos de clara vinculación con la izquierda, aunque no con esa pseudoizquierda de visa de oro que ocupa los cuadros del socialismo regional.

Yo invito a la movilización social. Cada uno desde su identidad, porque el movimiento contra el Plan del gobierno ha de ser diverso, al margen de filiaciones políticas, porque no es una cuestión ideológica sino de sentido común y de cultura.

 

Nuestro Partido tiene clara su postura y no nos vamos a callar. Yo tengo clara mi postura, y no pienso callarme.

El problema que tiene el gobierno es que en este tema no tiene la oposición de nuestro partido (que también), sino la oposición de amplios sectores de nuestra sociedad, muchos de los cuales no tienen absolutamente nada que ver con el Partido Popular.

El gobierno nos vende el horror como progreso, y alguna mente “lúcida” compara los parque eólicos con las pirámides o la torre Eifell. Y se usan para defender este desastre argumentos que suenan mal: el empleo, el progreso, el nuevo modelo productivo, etc.,  etc.

Estos argumentos son los mismos que justificaron la barbarie urbanística de los años del desarrollismo. Son los mismos que justificaron la economía del ladrillazo y la destrucción del litoral español.

Desgraciadamente entonces no hubo (no podía haberla) movilización social que parase el desastre. La cosa es que hoy nos lamentamos de que no la hubiera.

Cuando se aplican criterios solamente economicistas al modelo de desarrollo, el desastre está garantizado. Nos hablan de crear empleos de calidad.  ¿Cómo los de GFB, querido Agudo?. ¿Contabilizan los empleos que se van a perder en otros sectores, si nos cargamos uno de nuestros principales recursos?

Algunos se harán ricos, pero la inmensa mayoría lo habremos de lamentar. Se supone que deberíamos haber aprendido la lección, pero los especuladores son siempre más hábiles y tienen los resortes.

Queda el consuelo de pensar que dentro de mil años, el paisaje postindustrial de nuestros montes, con sus largas filas de ventiladores en ruina será visita obligada de los turistas, como lo es la Isla de Pascua, con sus largas hileras de esculturas cabezonas (moai), que, por cierto, son el único resto de una civilización que también destruyó su ecosistema para siempre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s