Y Revilla muy contento

Revilla está contento con lo que le toca a Cantabria en el nuevo modelo de financiación autonómica. No es una novedad,  porque Revilla siempre está contento con lo que le dan los socialistas y con lo que no nos dan, también.

Así, está contento con el AVE que nunca llegará, con la financiación de Valdecilla que no nos dan y con la Autovía dos Mares que es un papel guardado desde hace seis años en un cajón del Ministerio.

Está contento –esa suerte tiene-, y los demás lo estamos mucho menos. Está feliz, pero me temo que se le está poniendo cara de nutria de tantos sapos que le hacen tragar los socialistas. Pero, en todo caso,  se los come muy contento, que ya es algo.

Con lo de la financiación autonómica dice que está muy contento porque recibimos más que nadie y porque tiene sentido de Estado. Por la boca muere el pez (y las nutrias es de suponer que también).

Si recibimos más que nadie, ¿para qué necesita apelar al sentido de Estado para justificar su  apoyo al nuevo modelo?. Muy sencillo, porque en el nuevo modelo Cantabria sale notablemente perjudicada, y lo sabe, aunque se lo trague con cara de contento.

El nuevo modelo de financiación autonómica es el instrumento político de Zapatero para garantizar los apoyos parlamentarios que necesita en el Congreso para aguantar la legislatura. Por eso quien sale ganando en el reparto es quien puede aportar esos apoyos. Evidentemente no es el caso de Cantabria, sino el de otros. Muy especialmente Cataluña.

Revilla se justifica diciendo que Cantabria recibe “más que nadie”, pero olvida que ya era la comunidad que más financiación por habitante recibía en el anterior modelo que lideró el Partido Popular. Recibía más, no por un capricho, sino porque el coste de prestación de los servicios es mucho mayor en función de parámetros como el grado de dispersión de la población, orografía, etc.

En el nuevo modelo hay un cambio significativo, el diferencial que existía con otras regiones se ha reducido enormemente. ¿Por qué?, ¿acaso porque han variados las condiciones de dispersión o nos hemos quedado sin montes?. Evidentemente no. Lo que ha cambiado es que el peso político de Cantabria, a nivel nacional, es nulo y el nuevo modelo se ha hecho, exclusivamente, en base a un criterio: las alianzas políticas del socialismo.

Los socialistas llevan tantos años alimentando a la nutria Revilla a base de sapos, que ya saben perfectamente que los come con alegría y con sentido de Estado (sentido de estar donde está, es decir, quietecito y contento).

Incluso está conforme con los 100 millones adicionales que nos tocan en este peculiar reparto del pastel. 100 millones que suponen que Cantabria, de dichos fondos, es la comunidad de toda España que menos recibe por habitante. Para que se hagan una idea, de tales fondos cada catalán recibe 534,64 euros, mientras que cada cántabro recibe 174,57, todo ello gracias al sentido de Estado de Revilla. (la media española se establece en 325,24 euros/habitante, es decir, casi el doble de lo que le aportan a Cantabria).

De nuevo estamos a la cabeza de España según se mira por la cola.

Todo esto, para más INRI, son datos provisionales, porque, a día de hoy, el famoso sudoku no cuadra y nadie sabe exactamente qué le corresponde.

No importa mucho esa incertidumbre, porque Revilla está contento y lo va a seguir estando, nos toque lo que nos toque.

Hay quien dice que no hay que fijarse en lo que recibe cada Comunidad Autónoma, como si el dinero de la financiación fuese un regalo del gobierno de turno.

Se olvida con frecuencia que este dinero sale exclusivamente de los impuestos que pagamos todos y cada uno, por lo que es lógico que estemos atentos al reparto. Se reparte mi dinero. ¿cómo no voy a fijarme  en quién se lo lleva?.

Y como el dinero es mío, acepto criterios objetivos como la dispersión o la orografía, y también subjetivos como la solidaridad con las regiones deficitarias, pero lo que no acepto, ni hay razón para hacerlo, es el criterio que ha presidido este modelo, que es la aritmética de los pactos de Zapatero en el Congreso.

Por eso Montilla y los de ERC se llevan la parte del león. No precisamente por su sentido de Estado.

Cantabria se lleva menos que nadie de los fondos adicionales porque Revilla se come los sapos como se los comen las nutrias, es decir, muy contento.

A la mayoría de los cántabros no nos gusta comer sapos, y cuando Revilla nos los hace tragar no nos quedamos nada contentos. Debe ser porque no nos va en el sueldo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Y Revilla muy contento

  1. sonidoliquido

    por sus aficiones gastronómicas, megalomanía, narcisismo, etc…(es un comentario corto), nos hemos de tragar sapos y, me temo que, hasta culebras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s