La magia de John Fogerty

He estado felizmente ausente unos días porque, como comenté anteriormente, me fui de viaje con la familia a ver el concierto de John Fogerty en el festival de jazz de San Javier, en Murcia.

Al volver he visto la programación de conciertos de verano en nuestra tierra y me ha entrada una nueva depresión. ¡Qué lástima que haya que viajar tanto para ver algo realmente digno de interés! Y es que aquí no salimos de las radio fórmulas, y, como mucho, de los grupos nacionales. No digo que esté mal, y se debe dar una oferta para todos los públicos, pero se echa en falta que Santander acoja alguna vez un evento musical de primera línea.

 Sé que ha habido diversos intentos a los largo de los años, pero, por alguna razón que desconozco, no han tenido continuidad, y me resisto a creer que no hay suficiente afición a la buena música, pues, al menos en los círculos dónde me muevo, la gente está deseando asistir a este tipo de encuentros.

Dejando aparte el concierto de Bruce Sprigsteen –que no es santo de mi devoción, pero no se puede negar que es un artista de primerísima fila- lo último reseñable que recuerdo ha sido el concierto de Scorpions en ese nauseabundo recinto que es el ferial de ganados de Torrelavega.

Lo de nauseabundo no lo digo por el olor a caca de vaca –que es bastante repelente para compaginarlo con cualquier evento artístico- sino por la acústica insufrible del local.

A lo largo de los años he asistido a varios conciertos allí y todos sonaron espectacularmente mal. Simplemente ininteligibles. No hay técnico de sonido en el mundo capaz de hacer que un grupo de rock suene razonablemente bien en un local de esas características, que es básicamente un tubo gigantesco de chapas y uralitas.

Después de Scorpions, al ferial vinieron Jethro Tull, que no me los hubiera perdido en cualquier otro lugar, pero pasé de llevarme un serio cabreo intentando escuchar algo de música entre un conglomerado de ecos, ruidos y acoples. Prefiero no ver un concierto a ver un desastre, y el ferial es estupendo para lo que se hizo, que en ningún caso fue acoger conciertos de música.

Pero lo del otro día en Murcia no tuvo nada que ver. Un auditorio relativamente pequeño (calculo que unas tres mil personas), al aire libre, con una excelente acústica, y con el líder de los Creedence en una excelente forma, física y artística.

Es increíble que tenga 64 años y pueda desplegar esa energía, esa entrega y esa calidad. Viéndole en directo se hace evidente que no se llega a ocupar un lugar como el suyo en la historia de la música moderna por casualidad.

El concierto sonó impecable, y Fogerty nos fue ofreciendo, uno tras otro, muchos de los principales hits de su carrera. Una auténtica fiesta.

Allí escuchamos Hey Tonight, con la que abrió la noche, Suzie Q, Green River, Have you ever seen the rain, Ramble Tamble (impresionante versión, por cierto), Born on the Bayou, The Old man down the road, Centerfield, Fortunate Son (que nos puso los pelos como escarpias a más de uno) y muchas más.

Aquí os dejo un ejemplo de lo que pudimos escuchar, pero hay muchísimos más.

El final fue un apoteósico bis, con todo el público puesto en pie, bailando y cantando Proud Mary. Fue el cierre perfecto. El tipo nos lo debía a los fans de España y saldó la deuda con ganas. Así que le perdonaremos que haya tardado cuarenta años en venir a este país.

Aquí os dejo un video de esa canción (Proud Mary) interpretada en San Javier. Es la típica grabación pirata de algún fan, suena fatal, y se ve peor, porque al hombre de la cámara los que bailaban le debieron dar para el pelo, pero viéndolo se puede hacer cualquiera una buena de la fiesta que vivimos allí.

Ha sido tal la creatividad de este músico que hubo de dejar grandísimos temas en el tintero, a pesar de tocar más de dos horas. Fantástica su maestría vocal (una de las mejores y más personales voces del siglo XX), y espectacular su forma de tocar la guitarra (no en vano aparece en el puesto 50 del ranking de la revista Rolling Stone sobre los 100 mejores guitarristas de la historia de la música).

No es un virtuoso (no hay nada más insoportable que los guitarristas que detrás de la técnica no tienen nada), es mucho más que eso, es un genio, con un estilo propio inconfundible, y un prodigioso gusto en cada interpretación. Cada nota es un sentimiento, puro feeling.

Ya quisieran la mayoría de los grupos actuales tener unos gramos de su creatividad, su energía y su calidad.

La banda que le acompañaba estaba a la altura de las circunstancias, destacando un espectacular Kenny Aronoff, posiblemente uno de los mejores bateristas de rock de la escena internacional.

Fuimos tres mil afortunados. Merecieron la pena los 1.700 kms. de viaje (ida y vuelta), y el calor absolutamente sofocante de la Manga del Mar Menor en pleno Julio.

Al regresar a Santander me paré delante de un cartel que anunciaba el concierto de Amaia Montero –entre otros- y sentí una profunda depresión.

Así que me he metido en internet para sacar entradas para el concierto que en noviembre ofrecerá Porcupine Tree en Madrid (para mi gusto, una de las mejores banda de rock que actualmente surca los escenarios del mundo).

Aquí, mientras tanto, pondremos el CD del coche.  Es lo que hay.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “La magia de John Fogerty

  1. Roberto Garcia Corona

    Eduardo, despues de tus cariñosas palabras al mercado de ganados de torrelavega, ya entiendo porque llevamos en nuestro último programa electoral su demolición. Todo es culpa tuya, claro.
    Un abrazo.

  2. evdesec

    Hombre, no es eso. El ferial de ganado es exactamente eso, un ferial de ganado, y no dudo que sus instalaciones son magníficas para tal destino. Yo simplemente comento que es el lugar menos indicado que conozco para hacer conciertos. Que huela a vaca es lógico, y, sin duda, lo menos importante; pero tiene una acústica terrible y jamás he entendido cómo se organizan conciertos en un local que es impracticable para ese cometido. No es que suene mal (hay muchos otros recintos con mala acústica), es que es imposible de sonorizar. No tengo nada contra ese edificio, excepto cuando se usa para hacer conciertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s