DEBATE DEL ESTADO DE LA REGIÓN (2).

Como les contaba, la intervención de Revilla sólo dejó clara una cosa: que ha caído en el mesianismo más absoluto. Debe ser un mesianismo contagioso, porque en el Consejo de Gobierno se lo van pegando unos a otros, salvo honrosas excepciones.

Hay una fuerza en la naturaleza inexorable: el mesianismo de un político suele ser proporcional a su estatura en centímetros. Cada uno tiene la estatura que tiene, y no debería tener mayor importancia, pero la tiene. Que nadie me malinterprete.

Yo, hace años, era un español de los que podía ir en el autobús a la playa sin mascarilla. Estaba en la media, incluso por encima. Desgraciadamente para mi, la gente cada vez crece más. La última vez que fui en autobús tenía la nariz en el sobaco de la juventud, y les garantizo que es una sensación muy desagradable.

Acabé imaginando lo estupendo que sería tener el poder suficiente para mandar arrodillarse a todo el mundo que pasara del 1,75. ¡Qué maravilla!, todos esos altiricones arrodillados, y yo respirando aire limpio, con la cabeza altiva, dominando el espacio aéreo, por encima de todos los mortales que estarían condenados a olerse sus propias emanaciones.

Al salir del bus me avergoncé de esos pensamientos, pero elaboré una teoría que considero bastante certera: los bajitos viven en un mundo de enormes incomodidades por culpa de los menos bajitos, por eso intentan prosperar con ahínco, con el fin de demostrar que, en realidad,  uno no es ni bajo ni alto, pues depende de la altura a la que le pongan. Un bajito dominando el paisaje sobre las coronillas de los altos, sin duda, tiene orgasmos.

Franco era un canijo, pero siempre se le veía al que mejor en el NODO, los altos estaban debidamente ubicados como escoltas, y siempre sin osar estorbar el paisaje. Por eso los bajitos siempre que pueden, se asoman a los balcones a saludar a la multitud.

Mussolini hacía algo parecido, y cuando ves algún documental hasta parece alto, seguramente porque se rodeó de otros bajitos y los altos estaban en prisión.

Napoleón era otro egregio bajito que intentó dominar el mundo y por poco lo logra. Eso se llama canalizar positivamente la energía negativa. En la Francia del XVIII ser canijo y corso debía ser una auténtica putada, quien pudiera superarlo estaba a las puertas de dominar el planeta.

Sarkozy ha utilizado otra estrategia, también muy socorrida, que es la de echarse una mujer que le saca la cabeza y que, encima, está muy, pero que muy buena. Es una forma de decir al mundo: soy un retaco, pero jodeos.

No es exactamente lo mismo que dominar el mundo o una nación. Por eso, a pesar de llevar un pibón a su lado dando envidia, se pone alzas. Si fuese otro momento histórico, Sarkozy se quitaría el complejo dominando occidente, porque cuando todo el mundo va de rodillas, uno parece mucho más alto.

Sobreponerse a tamañas adversidades y llegar a lo más alto puede conducir al mesianismo.

A Revilla le está pasando algo de eso. Según mi teoría le pasa porque es bajito, pero es sólo una teoría.

Ayer en el Debate nos dijo que a Cantabria no la conocía nadie, hasta que llego ÉL. La gente no sabía ni dónde estábamos, y si querían saberlo era imposible porque no salíamos en los mapas.

Y si conseguían mapas secretos, en los que algún aventurero hubiera anotado de puño y letra que entre Bilbao y Oviedo hay un lugar lleno de vacas, donde la gente come una cosa cuadrada que se llama sobao,- y que se los comen de seis en seis-, tampoco podían llegar, porque esa tierra ignota, donde aún quedan neandertales relictos, ni tenía carreteras, ni tenía AVE ni nada.

Cantabria hasta la llegada de Revilla era un lugar perdido en la niebla, como la isla de King Kong, al que se llegaba por sendas abismales a fuerza de jugarte la vida.

Pero, como bien dijo Revilla, fue llegar Él y ponernos a la cabeza de España, primero, de Europa, después, y del Sistema Solar, si le dejan cuatro años más.

Gracias a Revilla –dijo Revilla- Cantabria es la tierra mejor comunicada de Europa, con autovías, dos AVES, aeropuerto internacional, y un Puerto que es la leche, que si quieres puedes ir hasta Pedreña.

Antes de la llegada de Revilla, decías que eras de Cantabria y llamaban al National Geographic, que te hacía un reportaje a color.

Ahora, sin  embargo, dices que eres de Cantabria y te contestan: ¡Coño, como Revilla, el de Buenafuente!

Ha sido un gran cambio. Negarlo sería absurdo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “DEBATE DEL ESTADO DE LA REGIÓN (2).

  1. Cucho

    Si ya hace años me daba rabia que nos conocieran por Bustamante, ahora es escuchar: ” Qué presidente más majo tenéis, le he visto en buenafuente “, y tener una necesidad imperiosa de sentarme en el váter. Todavía recuerdo el día que Revilla y Bustamante se juntaron para cantarle a la gran campana y jurarse amor eterno…buahhg!!

    Menos mal que los periódicos de otras comunidades saben plasmar lo buen político que es Revilla, y que pena que aquí no lo apreciemos tanto. Estamos ante un gran aventurero que seguro que quitaría protegonismo a Will Smith si la historia de Independence Day fuese un caso real.
    Yo le animo a no ocultar su pasión por descubrir tierras pérdidas, y que viaje por el mundo dando a conocer otras muchas regiones que, como Cantabria, viven en las sombras. Seguro que con él al pie del cañón y parando en cada bodega, todo les irá mucho mejor. Aquí mejor que no haga nada más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s