Don Emilio ha dicho

El oráculo ha hablado. Esperemos que con mayor acierto que en otras ocasiones.

 No hace muchos meses, Botín nos dijo que la crisis no llegaría ni a gripe, que era una especie de catarrillo pasajero. No anduvo muy fino en el diagnóstico, porque la cosa está siendo más bien una neumonía aguda con una tasa de “mortalidad” (laboral y económica) sin precedentes.

 Ahora Don Emilio dice que la economía de Cantabria “va mejor” que la de otras regiones, lo que en sentido estricto es cierto, puesto que hay Comunidades donde la cosa tiene tintes dramáticos (Andalucía, Canarias o Extremadura, tienen tasas de paro absolutamente insostenibles). No dijo, aunque está implícito en su mensaje, que vamos mucho peor que otras.

 También dijo que se “está haciendo todo lo que se puede hacer”, y eso suena a echar un capote al gobierno. Desde la perspectiva bancaria posiblemente la visión es cierta, porque las principales medidas que se han tomado han ido precisamente “en rescate de la banca”.

 Yo no conozco mucho a Don Emilio, aunque hemos sido socios durante muchos años. Hemos tenido, por ejemplo, una casa a medias y varios coches, y, aún hoy, soy el orgulloso poseedor de una Superlibreta del elefante, en la que he guardado mis escasos ahorros durante años, a cambio, todo hay que decirlo, de una hucha muy mona, que es un elefantito de plástico de color rojo, y también de una toalla para la playa.

Pero, aún no conociéndole en la intimidad, estoy seguro de que este capote no tiene nada que ver con la generosidad de nuestro gobierno a la hora de facilitar – de forma gratuita- una amplísima dotación de metros cuadrados para ubicar el famoso bunker.

La cosa es que Don Emilio habla, y muchos asienten –al menos en público no se escucha una palabra más alta que otra-, y a la izquierda “anticapitalista”, le faltan dos minutos para utilizar tales citas como referente de sus discursos. Cosa curiosa, la verdad.

En esta región, donde Agudo, Revilla, Diego o Gorostiaga son, precisamente, Agudo, Revilla, Diego y Gorostiaga, Botín no es Botín, sino Don Emilio.

Y yo cuando escucho a la gente decir Don Emilio, me imagino a mí mismo como a Gracita Morales diciendo aquello de “Señoritoooo”. Me sale inmediatamente una cofia psicológica y se me pone pinta de chacha con uniforme, como en las películas del destape.

Soy consciente de que  alguno de ustedes puede sentir cierta tensión sexual ante semejante imagen, pero a mi me da un poquito de vergüenza.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s