Ha llegado un Ángel

En el Pleno del Parlamento del  pasado lunes asistimos a una comparecencia del Consejero Agudo. Hecha, por cierto, a petición propia. No podía ser de otra forma, ya que no parece haber, entre sus Señorías, demasiados masoquistas.

Las intervenciones de Agudo son, por lo común, lo más parecido una crisis de hemorroides, pues molestan y se sufren malamente en silencio.

Agudo se dirige a la tribuna con un gesto de cabreo que le acompaña toda la legislatura. Necesita sus momentos “All Brand” y no los tiene.

Pero no es sólo el estreñimiento, que le supongo, es que está molesto, pues no entiende cómo existen mortales que no queden epatados ante su porte gallardo y sus dotes intelectuales, muy superiores a las del resto de los seres humanos. Algo de todo punto evidente para él, tal y como se recuerda cada mañana, al mirarse al espejo, ante el que exclama, casi con seguridad: ¡joder, Ángel eres la rehostia, el no va más, hay que ver hasta donde has llegado!.

Si los demás no apreciamos tanto resplandor es, sin duda, porque la envidia nos nubla la vista y porque nuestros pequeños intelectos no dan para mucho.

Por eso se está preparando su magno despacho a la derecha del Padre, -según se mira desde la Machina-, porque a los magnates les gusta estar cerca. “ Don Emilio y yo, somos  asín”.

Yo creo que Agudo sueña con que es Nerón, y le imagino tocando la lira desde el balcón de Calvo Sotelo, envuelto en una cortina de cretona, mientras Santander arde en justo pago a la indiferencia que le profesa. Además Santander es de derechas y no merece menos que un cerillazo.

Ensoñaciones aparte, Ángel ha tomado carrerilla y nos brinda comparecencias a troche y moche en las que se recrea en si mismo y teoriza sobre el mundo, la economía, y el sistema productivo, todo ello bien sazonado con cortapegas de wikipedia.

Yo, superando a la Pajín, he llegado a la conclusión de que lo verdaderamente planetario estriba en la coincidencia en el tiempo de Obama, Zapatero, Agudo y el Campus Comillas (Comillas es otro hecho planetario, como bien nos ha recordado Revilla I, el obseso).

Cualquier día  aterriza un ovni en la Porticada, porque tanta coincidencia astral es presagio de una nueva era, y,  al menos en las películas, no hay nueva era que se precie a la que no asistan como invitados unos hombrecillos verdes con sus platos voladores.

Más o menos esta filosofía era la inspiración de la última intervención de Agudo desde la tribuna: “Se acerca una nueva era y si los del PP no lo veis es porque estáis todo el día apilando ladrillos y contando euros en vuestras rutinarias actividades de usureros”.

La humanidad se acerca a un gran cambio, nos dijo. Primero fue la máquina de vapor y ahora he llegado YO. El santo advenimiento.

La nueva era ha llegado y, mientras nos lanzaba La Revelación, una halo de luz, que no era de este mundo, lo rodeaba como un aura mágica, mientras los diputados caíamos de rodillas, uno tras otro, implorando perdón y un lugar a su vera para participar del mundo nuevo.

Pero los dioses no siempre son clementes, al menos en la mitología, por lo que Agudo, con ese gesto sereno que es propio de las deidades, dijo: “Vosotros, peperos, no tenéis cabida en la tierra prometida, porque donde yo veo un Parque Científico y Tecnológico, vosotros sólo sois capaces de ver edificios de oficinas y naves”.

Qué razón tienes, -oh Agudo, elegido de los dioses, primogénito de Minerva-, tanta es mi ceguera que, pasando como he pasado mil veces por la autovía, sólo he sido capaz de ver edificios de oficinas y naves, cuando lo que debía de haber visto era el nacimiento de una nueva era, de ciencia, tecnología, conocimiento y equidad para todos y para todas.

Y con el gesto adusto, añadió: “vosotros no tenéis perdón porque vuestra avaricia nos ha hundido en la oscuridad, y ha tenido que llegar un Ángel para cambiar las cosas. Un Ángel enviado por los dioses. Un Ángel Agudo”.

Y dicho esto, sonaron trompetas y clarines, se abrió el cielo, y se fue por donde había llegado.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Ha llegado un Ángel

  1. Lo de los cortapegas ya lo había oído alguna vez.

  2. Pocos calificativos hay para definir la sensación que ha provocado en mí este post. Es genial, increible….creo que un poco del “ángel” de Agudo se ha quedado en este post….
    ¡¡Fantástico!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s