El berrinche de Tristán

Tristán Martínez, el Director General de Trabajo, me ha escrito una carta en el periódico con un berrinche considerable. No le gusta que le critiquen las cifras del paro, aunque en el último año Cantabria se haya salido de las tablas.  Yo creo que en política las críticas van en el sueldo, que es muy buen sueldo, pero este hombre lleva fatal que le lleven la contraria.

Esto me recuerda  que hace unos años tuvo un contencioso con Javier Puente, el líder de CCOO, con cartas cruzadas, una de las cuales me causó mucha perplejidad y, lo que es peor, bastante vergüenza ajena. Nunca antes había visto a un político, en pleno debate, aludir al “dolor que sentiría su madre” al leer los reproches que le hacía la otra parte.

Menos mal que Tristán no se ha metido a árbitro de fútbol, porque en las gradas tratan a las madres con muy poca piedad, con mucha menos, sin duda, que los líderes sindicales.

Pero lo mejor de la carta  es la argumentación filosófica que me dirije. Viene a decir algo así como que iba un día en el metro y escuchó a unos guitarristas hablar  de que  lo importante en la música no es la técnica sino encontrar tu sonido. Tal y como relata, al escuchar tal aserto, Tristán tuvo una revelación: lo importante en la vida es buscar tu propio sonido. Y desde ese día, está inmerso en la búsqueda de su sonido.

Como revelación parece un poco cutre y bastante tardía. No hace falta escuchar a nadie en el metro para saber que en la música, y en cualquier actividad creativa, lo importante es ser capaz de crear un estilo propio. Éso lo saben incluso los alumnos de la Logse, aunque el metro puede ser fuente de enseñanza, como cualquier otro sitio.

Pero lo curioso es que me acusa de no tener mi sonido, y eso si que  me flipa un poco. Lo primero porque no veo que ese principio sea aplicable a la política. Yo, precisamente, soy músico, y a mi nivel siempre he intentado tener mi sonido…pero con la guitarra. Nunca se me ha ocurrido marcar estilo -ser original- en política, sino simplemente ser sensato y hacer las cosas lo mejor posible. Ser “original” en política puede ser la antesala de “dar la nota”.

Y todo este complejo argumento del estilo y el sonido viene a cuenta de que le molesta que yo comente las cifras de paro un día después que él o los líderes sindicales. Total, que me acusa de plagio, ahí es nada, porque “tengo que escuchar a otros para saber qué decir”, como si hubiera que hacer un máster en nanotecnología para comentar una estadística elemental. Tendré cuidado con la SGAE que, a la que te descuidas te ponen una denuncia.

En fin, si quiere le explico que no es cuestión de ser original o no, sino de buscar espacio en los medios, pero tampoco merece mucho la pena este debate.

Lo cierto es que tanto mosqueo traduce un hecho: que le sienta fatal la crítica, y más si la crítica se prolonga en el tiempo. Gracias por la pista. Ahora que lo sé, seguro que sigo criticándole, cuando lo merezca, y lo haré en el momento oportuno. Es decir, lo mismo que ahora…aunque sea poco original.

Dejaré la creatividad para otras actividades más gratificantes y menos traumáticas que comentar los terribles datos de paro que nos brinda la “original” gestión de este gobierno que tiene Directores Generales buscando su sonido.

Tristán, ya que estás en esa búsqueda vital, te digo, de músico a músico: las cifras del paro llevan una temporada sonando a réquiem, y el coro de Gorostiaga, desafináis bastante.

Pero todo sea por encontrar el estilo. La próxima rueda de prensa la daré a ritmo de blues.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s