Rosa Eva al desnudo

No se pienses ustedes que las únicas miembras socialistas que dicen bobadas están en la política nacional. En la política regional tenemos también buenos ejemplos. El otro día la Consejera de Educación, Rosa Eva, hizo una declaraciones que perfectamente podría haber hecho Fiona Pajín (como la llama, con mala baba, Marcelo-Pablo Sebastián en Estrella Digital, http://www.estrelladigital.es/ED/diario/157289.asp).

 Dice Rosa Eva que el PP de Rajoy piensa que “las mujeres están para que las regalen flores y las inviten a comer”. No, Rosa Eva, está usted muy equivocada. Yo no soy mujer, de momento, y estoy perfectamente dispuesto a que me inviten a comer, y si me regalan flores, pues también, que es todo un detalle.

 Lo bueno de nuestro partido es que, en el fondo, no cree en eso de las cuotas, razón por la cual las mujeres que ocupan cargos de responsabilidad no los ocupan por su sexo, sino por su valía. Y no son pocas, sino todo lo contrario. Presidentas de Comunidades Autónomas, alcaldesas, portavoces parlamentarias, cargos orgánicos de máximo nivel y un montón de ministras en su momento.

 Si hablamos de Cantabria, no tienen más que echar un vistazo a la bancada popular, o a la dirección popular de Cantabria y se darán cuenta de que no sólo hay muchas más mujeres que en el partido de Rosa Eva, sino que, además, son personas de especial capacidad.

 Las parlamentarias populares son lo mejorcito del Parlamento de Cantabria, empezando por quien a mi juicio (y al de muchísima gente) es la mejor de las últimas legislaturas, María José Sáenz de Buruaga, que por cierto es, además, la Secretaria Autonómica del PP de Cantabria. Cuando digo la mejor, incluyo a los hombres, evidentemente.

 Hay que ser miope para ir pregonando la discriminación positiva, la paridad y todos esos rollos, cuando se forma parte de un gobierno en el que hay solamente dos mujeres, la citada Rosa Eva y Gorostiaga, frente a nueve consejeros, incluyendo al Presidente. No es que el gobierno en su conjunto no cumpla con la política de igualdad que predica, sino que incluso en las filas socialistas hay exactamente el doble de consejeros que de consejeras.

 Ya puesto a criticar, ¿por qué no critica a sus socios regionalistas, que no tienen ni una sola mujer al frente de una Consejería, ni en cargos orgánicos relevantes?

 Rosa Eva, antes de predicar la paridad hay que saber lo que es, y la paridad en un gobierno no se cumple con tener un par de miembras, sino por tener un número similar de hombres y de mujeres, y ustedes son, simplemente…un par de dos.

 Yo, la verdad, es que ni entiendo lo de las cuotas ni lo de la paridad. Supongo que es porque creo firmemente en la igualdad, y la igualdad es un concepto que debe aplicarse a las personas, sin distinción de sexos.

 Es más, me parece que toda esta moda es una forma de infravalorar el mérito de las mujeres, pues abre una cierta duda sobre si su presencia se produce en función de una cuota.

 En nuestro partido, afortunadamente, no es así, por lo que ese debate sobra. Las que están es porque han demostrado una capacidad y no por el hecho, nada relevante, de usar bragas.

 No sé si es políticamente correcto, pero me importa un comino. Todo esto de la perspectiva de género me parece una gigantesca chorrada, y cuando se aplica al lenguaje (eso del lenguaje “no sexista”), entonces ya me parece una memez extrema.

 Si decimos que una sala está llena de cántabros, hay que añadir “ y de cántabras”, porque de lo contrario aplicamos una visión excluyente. Hay que joderse. Pero si decimos que esa misma sala está llena de imbéciles, ¿debería yo, como hombre, sentirme ofendido porque –según la doctrina progre- no se ha incluido a las imbéciles del género femenino?

 El lenguaje es sabio, y cuando utiliza determinados sustantivos no aplica una distinción de género, porque implícitamente se entiende que afectan a ambos sexos. Se habla de personas, que es, precisamente, el término más igualitario que existe.

 Pervertir así el lenguaje, que lo que debe buscar siempre es la comunicación eficaz y la economía de medios, es una verdadera gilipollez; y decir que en el PP las mujeres están para que les regalen flores y las inviten a comer es una “gilicoñez”.

 Había un anuncio que decía “si un hombre te regala flores, eso es Impulso” (marca de desodorante, creo). Según Rosa Eva, si un hombre te regala flores, es que eres del PP.

 ¿No será que la envidia es muy perra y el subconsciente traiciona mucho?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s