Así nos luce el pelo

Queridos lectores, tan escasos como selectos:

Llevo días sin escribir porque he andado muy liado. Bueno y también porque he tenido un amago de depresión que tuvo su inicio en el 2-6 del Bernabeu y se agravó con el empate ante el Chelsea (mi otro equipo, ejem).

Con el fin de remontar el ánimo hoy me he hecho del Atlhétic de Bilbao a ver si suena la flauta, aunque siempre me quedará el Manchester United.

Mal año llevamos los madridistas, más vale que acabe la competición porque no gano para bufandas. Esto de ser hooligan del que juegue con el Barcelona es una cosa ruinosa.

Total que, haciendo de tripas corazón y con la esperanza de que hoy los culés muerdan el polvo, me dispongo a actualizar este diario de sesiones. Antes de empezar la crónica parlamentaria les voy a contar un buen chiste: ¿saben en qué se parece San Mamés a un circo?, pues en que los domingos ahí aparecen once leones y casi cuarenta mil payasos. Es broma, que nadie lo tome a mal, son cosas del “furbo”. El “furbol es asín”, que dirían en Carrusel Deportivo.

Este lunes en el Parlamento tuvimos sesión movidita. Nacho Diego interpelaba a Revilla para que nos contase qué iba a hacer ante la situación del empleo en Cantabria, que es un auténtico desastre. Esperábamos algunas explicaciones y, sobre todo, que nos contase qué medidas va a tomar, porque las cosas están yendo realmente mal.

Nos quedamos con las ganas. Revilla no apareció por esta Cámara, pues debía estar chupando otro tipo de cámaras en Madrid. Por lo visto había posibilidades de salir en una foto junto al Rey y eso sí que es importante.

No creo que a estas alturas haya nadie popular en España que no tenga una foto en la que nuestro Presidente se le abrace de forma “jarto” efusiva. Menos mal que lo de la gripe porcina está quedando en poca cosa, porque sino nuestro Presidente sería una de las principales fuentes de propagación de la pandemia.

Yo creo que menos a Furaco se ha agarrado a todo bicho viviente, pero que conste que no he perdido la ilusión de ver a Revilla dando el abrazo del oso al oso.

En definitiva, que como Revilla estaba a lo suyo, allá salió Gorostiaga a decirnos que “el paro es responsabilidad suya” (en realidad dijo “el empleo”, pero convendrán conmigo en que el sentido es el mismo). Tal afirmación fue seguida de una voz anónima desde un escaño que añadió “así nos luce el pelo”.

No describiré la mirada retadora que echó la Vicepresidenta, hacía la “anónima” que dió el cobarde bocinazo, pero les garantizo que yo pasé mucho miedo.

Tras una breve pausa -que se me hizo muy larga-, quedé sumido en mis pensamientos. Realmente aquella afirmación era sumamente ambigua. ” El empleo es mi responsabilidad”. ¿Querría decir que asume sobre sí misma la responsabilidad del desastre?, algo así como “no echen la culpa a Revilla que la que la estoy liando soy yo”; o era un acto de autoafirmación, algo como “no pregunten a Revilla, que en esto no pinta nada”.

Yo me inclino porque la intención era la segunda, lo que es, como mínimo, chocante, pues es la primera vez que escucho a un Consejero decir que el Presidente de su Gobierno no pinta nada en un asunto de especial trascendencia regional. Es chocante, pero con seguridad también es cierto.

Por lo que se ve ya ni se molestan en escenificar que no son dos gobiernos, cada uno de su padre y de su madre. Como dijo la la anónima voz, “así nos luce el pelo”.

Gorostiaga dijo, por tanto, dos verdades por el precio de una: que la cosa del paro es culpa suya y que Revilla no pinta nada en las cosas que “llevan” los socialistas. 

Decía Revilla que su gobierno es una piña, y es cierto, pero es una piña en rodajas…y cada vez con menos almíbar.

Otro día comentaremos el remate de la intervención de Gorostiaga (que ,la verdad sea dicha, fue bastante lamentable) que culminó con lo de “dar mil millones de euros a Santander, si los del PP dejan de dar la lata”, que es una curiosísima forma de gobernanza, no especialmente democrática.

En todo caso, Sra. Gorostiaga, sepa usted que yo, por muchísimo menos, no sólo dejo de dar la lata, sino que la sigo a todas partes con un cesto de pétalos como a las princesas de los cuentos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s