Americanos, os recibimos con alegría

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, augura un “gran futuro” para Valderredible cuando concluyan las grandes infraestructuras proyectadas en la zona, como la Autovía Aguilar de Campoo-Burgos, la Autovía de la Meseta y el AVE, y se publique el estudio de la Universidad de Tennesse que demuestra que este valle del sur de la región es la “cuna del español”.

Yo tengo una casita en Valderredible. Hay que reconocer que gracias a las inversiones que el anterior gobierno de Martínez Sieso proyectó y ejecutó casi en su totalidad, hoy en día sus comunicaciones por carretera son satisfactorias y, posiblemente, un factor positivo para su desarrollo futuro. Sólo queda esperar que este desarrollo no tenga que esperar a que exista un AVE, o no lo veremos más de uno.

De todas estas declaraciones, muy del estilo agropop de Revilla, lo que más llama la atención es lo del estudio de la “Universidad de Tennesse“. No alcanzo a entender cuál puede ser el potencial desarrollo consecuencia de un estudio de un tal Kaplan que es para “sacar pecho”, según palabras de nuestro Presidente.

Yo he tenido la fortuna de investigar a las órdenes de un verdadero historiador. Un sabio, quizás de los últimos que quedan, como es el Profesor García Guinea. Esos estudios arqueológicos, que formaron parte de mi Memoria de Licenciatura, así como los trabajos de otros historiadores, como el catedrático Bohigas Roldán, o de mi compañero y arqueólogo Carlos Lamalfa, permitieron definir con bastante precisión la importancia del foco eremítico de repoblación que se desarrolló en la Alta Edad Media en este área de Cantabria y Castilla. Sin duda Valderredible fue un importante foco demográfico y cultural en los albores de la Edad Media, en los momentos en que debió producirse el nacimiento del idioma castellano.

Por tanto, la teoría del americano, lejos de ser algo novedoso es una hipótesis que poco o nada aporta a los numerosos estudios arqueológicos y filológicos hispánicos. Lástima que García Guinea, Bohigas, Lamalfa o yo mismo hayamos estudiado en la muy doméstica Universidad de Valladolid. Si hubiésemos estudiado en Oklahoma, por poner un ejemplo, la cosa sería bien diferente, porque estamos en manos de algunos que se parecen de forma muy sospechosa al alcalde de Bienvenido Mister Marshall.

“Los yanquis han venido,
olé salero, con mil regalos,
y a las niñas bonitas
van a obsequiarlas con aeroplanos,
con aeroplanos de chorro libre
que corta el aire,
y también rascacielos, bien conservaos
en frigidaire .”

Pues eso, que ha venido Kaplan y ha hecho el “gran descubrimiento”, y ya sabemos que algunos americanos saltan de la hipótesis a los hechos probados con una facilidad que ya quisiera Ruth Beitia en las olimpiadas.

Los doctores de las universidades de España son más prudentes, pero con prudencia no se conquistó el Oeste, ni se consiguieron estos espectaculares recibimientos de las autoridades locales.

“Americanos,
vienen a España
gordos y sanos,
viva el tronío
de ese gran pueblo
con poderío,
olé Virginia,
y Michigan,
y viva Texas, que no está mal,
os recibimos
americanos con alegría,
olé mi madre,
olé mi suegra y
olé mi tía.”

Yo me adelanto a los acontecimientos y propongo para la presentación del libro de Kaplan un acto lleno de color patrio, profundo y festivalero. Revilla y Gorostiaga harán una bonita pareja, sólo que conviene un cambio de look del faralaes al vestido montañés.

 

Yo propongo algo como esto, porque los sesudos doctores de Tennesse no merecen algo  de menos enjundia:

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s